Europa se conjura contra Tiger

La cercanía de París y la presencia de dos jugadores en el bando europeo ha hecho que las banderas españolas florezcan por doquier en el Golf National. La Ciudad de la Luz, que es talismán para el deporte hispano por sus repetidos triunfos en ciclismo y tenis, puede ampliar esta semana su buen bajío también al golf europeo. Miles de aficionados se han desplazado hasta las cercanías de Versalles para disfrutar de un gran espectáculo que, hasta el momento, ha mostrado la cara más amable de la espectacularidad y la deportividad. A partir de hoy, entrarán en escena también el carácter, el orgullo y la competitividad, lo que hará que los partidos sean a cara de perro y que cada uno de los veintiocho puntos que hay en juego se vayan a pelear a muerte.

«No os desgañitéis animando tanto hoy –bromeaba José Mari Olazábal con quienes le vitoreaban en el partido de antiguos capitanes– y guardad energías para el fin de semana. Nos van a hacer falta». No le falta razón al experimentado golfista guipuzcoano, que ha hecho historia en la Ryder Cup tanto de jugador (formando la pareja más victoriosa junto a Seve Ballesteros) como de comandante en el memorable «Milagro de Medinah». Y otro compatriota, Sergio García, puede hacerla en esta edición. Es el más veterano en participaciones del bando continental (9) y también es el único que puede romper la plusmarca de 25 tantos conseguidos por Nick Faldo en la historia. El castellonense atesora 22,5 en sus ocho torneos anteriores y si gana un partido cada día estamparía su nombre con letras de oro en el palmarés de la competición.

En el otro bando también hay motivos para la celebración pase lo que pase el domingo, pues Phil Mickelson se ha convertido en el «hombre Ryder» por excelencia. Con la de París suma ya doce, más que nadie anteriormente. Además, dada su edad (48 años) parece difícil que pueda volver a jugarla en el futuro, por lo que va a disfrutarla al máximo. «A medida que ha ido pasando el tiempo he podido apreciar mejor el valor de este torneo –comentó el zurdo– y este año, en concreto, tengo la ocasión de vivir el ambiente de equipo con unos compañeros jóvenes que tienen un talento impresionante y con algunos amigos de toda mi carrera, como Tiger o mi capitán Jim Furyk».

Woods, gran reclamo

Al margen del atractivo que tiene la Ryder en sí misma, la resurrección deportiva de Tiger Woods en los últimos meses le ha dado una dimensión aún mayor. Es cierto que no tiene un balance positivo en esta cita y que no le saca tanto rendimiento a su poderío en las competiciones colectivas como en las individuales, pero eso no influye en que todos los aficionados disfruten con su vuelta. «Su regreso es buenísimo para el golf» es la frase más repetida por todos los que hablan de su nueva etapa. Y el propio Tigre está encantado de que se le haya elegido para estar aquí por su estado de forma actual, no por su trayectoria. «De lo que estoy más orgulloso es de que no ha habido ni una sola crítica a mi elección y que todos mis compañeros la deseaban. Me encanta volver de nuevo», indicó emocionado, igual que cuando fue el más ovacionado en la ceremonia inaugural al grito de «¡Tiger, Tiger!».

El antiguo número uno mundial está acompañado estos días por otros grandes genios del deporte estadounidense, como Michael Phelps, John McEnroe o Michael Jordan, que han aprovechado para jugar al golf a placer. El exbaloncestista, por cierto, sigue acompañado por una cohorte de guardaespaldas como si todavía siguiera en activo. Todos apoyarán a su país para retener el trofeo ganado en Hazeltine en 2016, para lo que les vale el empate. Ahora, si se trata de ganar en suelo europeo, la tarea se les complica bastante, puesto que desde hace 25 años no lo consiguen. Fue en 1993, curiosamente un año antes de que naciera Rahm, el más joven de los veinticuatro competidores de este año.

De momento, hoy por la mañana solo jugarán ocho en los fourballs (cada uno con su bola): Rose/Rahm-Koepka/Finau, (8.10 horas); McIlroy/Olesen-Johnson/Fowler (8.25 h.); Casey/Hatton-Spieth/Thomas (8.40 h.) y Molinari/Fleetwood-Reed/Woods (8.55 h.). Los dúos de los foursomes de la tarde se anunciarán a continuación, donde se espera que debute la pareja García/Rahm.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!