Europa salva la tarde y tiene un tercio de la copa

La jornada de tarde del s√°bado, sin ser tan espectacular como las dos anteriores, sirvi√≥ para consolidar las opciones locales de recuperar la Ryder Cup. Europa partir√° el domingo con cuatro puntos de renta (10-6) y solo necesita cuatro y medio de los doce que hay en juego para hacerse con el trofeo. Esto hace que el capit√°n Thomas Bjorn se muestre satisfecho con lo conseguido pero sin querer lanzar las campanas al vuelo. ¬ęSi me dicen antes de empezar que √≠bamos a estar con este marcador a estas alturas lo habr√≠a firmado ‚Äďreconoce-; y si esta ma√Īana me hablan de un empate esta tarde tambi√©n lo hac√≠a. Pero no nos confiemos porque todav√≠a no hay nada conseguido¬Ľ.

Dada la igualdad que existe entre los dos bandos, era l√≥gico esperar que los estadounidenses volvieran a sacar sus galones. Hab√≠an perdido siete partidos de los ochos jugados en las dos sesiones previas y su amor propio les obligaba a recomponerse de cara a la modalidad vespertina de golpes alternos. Por eso sus hombres salieron a por todas y dieron mucha guerra a los anfitriones, que tuvieron que trabajar muy duro en cada hoyo que pasaba. Aunque realmente eso sucedi√≥ √ļnicamente en tres de los enfrentamientos, porque Woods volvi√≥ a tropezar contra Molinari y Fleetwood por tercera vez en otras tantas ocasiones, y ya empiezan a ser sus bestias negras. En esta ocasi√≥n el Tigre cont√≥ con el joven Dechambeau como pareja (despu√©s de los dos intentos fallidos con Patrick Reed) pero el resultado fue el mismo: una derrota inapelable (5 y 4).

Con este nuevo punto del d√ļo anglo-italiano se convierte en el m√°s victorioso del lado europeo en una sola edici√≥n (cuatro puntos de otros tantos posibles) y empata con los estadounidenses Larry Nelson y Lanny Wadkins (que ya lo hab√≠an conseguido en 1979).

Con esta garant√≠a en el marcador, el otro d√ļo rocoso continental, el de los medallistas ol√≠mpicos Rose y Stenson, volvi√≥ a tirar de coraje para dar la vuelta al partido que les med√≠a a Johnson y Koepka. Fueron un ejemplo de consistencia y buen juego y superaron a los bombarderos a un agujero del final (2 y 1).

Desgraciadamente, ese fue el lugar en el que también acabaron las esperanzas de Sergio García y Alex Noren, que no tuvieron el mismo acierto que la tarde anterior y estuvieron remando contra corriente durante toda la segunda vuelta. Se pusieron tres abajo a falta de ocho y no consiguieron limar la desventaja a pesar de pegar algunos tiros espectaculares, como el del sueco en el 17. Mas, al final, el punto fue para los norteamericanos (3 y 2). Igual que el siguiente, que pilló un poco desprevenidos a los experimentados Poulter y McIlroy, dos pesos fuertes de la competición, a mano de los jóvenes Spieth y Thomas. Aunque arrancaron muy fuerte (dos arriba en el segundo hoyo) poco a poco fueron perdiendo fuelle y terminaron perdiendo por cuatro (4 y 3).

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!