Europa salva la tarde y tiene un tercio de la copa

La jornada de tarde del sábado, sin ser tan espectacular como las dos anteriores, sirvió para consolidar las opciones locales de recuperar la Ryder Cup. Europa partirá el domingo con cuatro puntos de renta (10-6) y solo necesita cuatro y medio de los doce que hay en juego para hacerse con el trofeo. Esto hace que el capitán Thomas Bjorn se muestre satisfecho con lo conseguido pero sin querer lanzar las campanas al vuelo. «Si me dicen antes de empezar que íbamos a estar con este marcador a estas alturas lo habría firmado –reconoce-; y si esta mañana me hablan de un empate esta tarde también lo hacía. Pero no nos confiemos porque todavía no hay nada conseguido».

Dada la igualdad que existe entre los dos bandos, era lógico esperar que los estadounidenses volvieran a sacar sus galones. Habían perdido siete partidos de los ochos jugados en las dos sesiones previas y su amor propio les obligaba a recomponerse de cara a la modalidad vespertina de golpes alternos. Por eso sus hombres salieron a por todas y dieron mucha guerra a los anfitriones, que tuvieron que trabajar muy duro en cada hoyo que pasaba. Aunque realmente eso sucedió únicamente en tres de los enfrentamientos, porque Woods volvió a tropezar contra Molinari y Fleetwood por tercera vez en otras tantas ocasiones, y ya empiezan a ser sus bestias negras. En esta ocasión el Tigre contó con el joven Dechambeau como pareja (después de los dos intentos fallidos con Patrick Reed) pero el resultado fue el mismo: una derrota inapelable (5 y 4).

Con este nuevo punto del dúo anglo-italiano se convierte en el más victorioso del lado europeo en una sola edición (cuatro puntos de otros tantos posibles) y empata con los estadounidenses Larry Nelson y Lanny Wadkins (que ya lo habían conseguido en 1979).

Con esta garantía en el marcador, el otro dúo rocoso continental, el de los medallistas olímpicos Rose y Stenson, volvió a tirar de coraje para dar la vuelta al partido que les medía a Johnson y Koepka. Fueron un ejemplo de consistencia y buen juego y superaron a los bombarderos a un agujero del final (2 y 1).

Desgraciadamente, ese fue el lugar en el que también acabaron las esperanzas de Sergio García y Alex Noren, que no tuvieron el mismo acierto que la tarde anterior y estuvieron remando contra corriente durante toda la segunda vuelta. Se pusieron tres abajo a falta de ocho y no consiguieron limar la desventaja a pesar de pegar algunos tiros espectaculares, como el del sueco en el 17. Mas, al final, el punto fue para los norteamericanos (3 y 2). Igual que el siguiente, que pilló un poco desprevenidos a los experimentados Poulter y McIlroy, dos pesos fuertes de la competición, a mano de los jóvenes Spieth y Thomas. Aunque arrancaron muy fuerte (dos arriba en el segundo hoyo) poco a poco fueron perdiendo fuelle y terminaron perdiendo por cuatro (4 y 3).

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!