«Estuve dos años sin competir para poder debutar con España»

Veintidós años y ya ha hecho historia. Nikoloz Sherazadishvili (Tiflis, Georgia, 19 de febrero de 1996) avisó esta misma temporada en el Europeo de Israel con un bronce. Después en los Juegos Mediterráneos de Tarragona con un oro. Fue el pasado lunes 24 en Bakú, Azerbaiyán, cuando se proclamó campeón del mundo de judo en la categoría de menos de 90 kilos.

Justo en ese instante, tras hacerle un ippon a Iván Felipe Silva en el tiempo extra de la final, Niko entró en los libros de historia del deporte español. Es el primer judoca masculino de nuestro país que logra un campeonato mundial. Narró a ABC, con una madurez impropia de un joven de su edad, cuál fue el camino a seguir para ser el mejor del planeta.

¿Por qué judo?

En Georgia es uno de los deportes más importantes. Tienen muy buenos resultados y un gran nivel, está mucho más avanzado que en España. Espero que con esta medalla el judo suba, cobre importancia y motive a los niños para que sigan mejorando. Si yo lo he conseguido, ellos también pueden.

¿Quién fue su referente?

Tenía muchísimos. Cuando vine de Georgia había varios campeones olímpicos nacidos allí. Pero vaya, ninguno en concreto. Me gusta mirar a los mejores y ver los puntos fuertes de cada uno, destacar lo que tienen y aprender de ellos. Mi entrenador (Quino Ruiz) es ahora mi referente, como persona y como entrenador. Para mí es el mejor, en todos los aspectos. Sin él, está clarísimo, yo no estaría aquí; se lo debo todo.

¿Cuándo decidió dedicarse por completo al judo?

Cuando llegué a España, a los 14 años, me lo empecé a tomar muy en serio. Tuve una época de dos años sin competir en los torneos internacionales porque no tenía la nacionalidad española. Estaba en mi casa viéndolos, diciendo: «yo debería estar ahí». Pero no podía. Cuando por fin me la dieron, que coincidió con mi año de junior, conseguí medallas en el europeo y el mundial de esta categoría.

¿Prefirió esperar dos años a competir con Georgia?

Si lo hacía con Georgia, tenía que ir varios meses allí, perdía los entrenamientos con Quino y las clases, que entonces estudiaba la ESO y bachillerato. Aquí estaba a gusto y no podía perder todo ese tiempo que en Georgia me pedían.

¿En España le ofrecieron algún tipo de ayuda?

No he querido entrar en la Blume (Centro de Alto Rendimiento del Consejo Superior de Deportes). Si estaba ahí, no podía entrenar en mi club, así que decidí quedarme con Quino en Brunete. Además mi entorno tiene mucha influencia en mí, y quise quedarme con mi familia.

Y ahora, campeón del mundo.

Increíble, aún lo estoy asimilando, me va a costar unos cuantos días todo esto. A ver, me lo creo, estoy contento, pero aún tengo que comprender lo que he hecho y todo lo que significa. Lo que ahora mismo siento es un cúmulo de cosas que… No, no se puede explicar.

Además, primer español con medalla de oro en un mundial.

Es espectacular para mí, para mi familia, para mi entrenador, para España, para los junior que vienen, para los senior que ya compiten conmigo… Si yo lo he conseguido ellos también pueden. Espero que esto sea una motivación para todos.

Venía de un bronce europeo este mismo año, ha ganado oros nacionales e internacionales en categorías inferiores… ¿Cuando llegó a Bakú se veía con opciones de ganar?

Lo había preparado con Quino y era nuestro objetivo, el sacar medalla europea y mundial. Para esto hemos trabajado en cada competición. He mejorado bastante este año, más que los anteriores.

Y ahora, número uno del mundo.

Sí. Antes del Mundial llegué tercero. Ahora intentaré terminar el año como número uno. El año pasado el objetivo era estar entre los diez primeros. Campeón del Mundo y número uno mundial... (suspira). He puesto todo de mí durante ocho años, y ahora llega todo esto en un día.

Camino liso hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, imagino.

Queda muchísimo, hay que seguir trabajando y seguir empujando en la clasificación, que durará dos años. Este oro me ayuda a dar un paso de gigante, pero hay que seguir. La gente saldrá de otra forma cuando compita conmigo, así que tengo que mejorar y estar preparado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!