«Estuve a punto de dejar la bici por el periodismo»

Egan Bernal iba para periodista. Con una beca por buen estudiante se inscribió en la universidad. Completó el primer curso. Se imaginaba con un ordenador o un micrófono en la sala del prensa del Tour, entrevistando al vencedor. La bicicleta le ha dado la vuelta a esa historia. Una hora larga después de atar en Val Thorens su triunfo en esta edición de la ronda gala, se sentó de amarillo ante la prensa mundial. Era él el que hablaba, el ganador. Lucho Herrera puso su nombre a la Vuelta. Nairo Quintana, al Giro. A Colombia le faltaba el Tour. Bernal. Su voz tímida.

Pudo haber sido periodista.

Sí, lo estudié. Pero gracias a Pablo Mazuera (el mecenas que financia el club donde se formó) soy ciclista. Cuando fui a la universidad había decidido no montar más en bici y dedicarme al periodismo. Pero él me convenció para seguir un año más. Si ahora tuviera que escribir sobre este momento, no sabría cómo hacerlo.

¿Cómo se siente con un Tour a los 22 años?

Todavía no lo puedo creer. No lo he analizado. Necesito llegar al hotel, pasar media hora bajo la ducha y pensar.

Ha ganado el Tour en una temporada en la que su objetivo era el Giro.

Pues sí. Desde octubre estuve planificando el Giro. Pero me rompí la clavícula en un entrenamiento en Andorra unos días antes del Giro y no pude correrlo. Siempre he creído que las cosas pasan por algo.

¿El destino?

No sé. Si no me hubiera caído antes del Giro no estaría hoy aquí. A mi edad, si hubiera corrido el Giro, no podría haber estado a esta altura en el Tour. Recuerdo que cuando me rompí, lloraba de dolor y por no ir al Giro, pero enseguida pregunté cuando faltaba para el Tour.

Es el primer colombiano que gana el Tour. Ya es un mito en su país.

Ahora todo va rápido. Ni me doy cuenta. Estos días han sido despertarme, pesarme, coger las pulsaciones, desayunar, correr, masaje y dormir. He vivido sin contacto con el mundo de fuera. Seguro que Colombia está contenta. Siempre hemos tenido buenos corredores. Habíamos ganado la Vuelta (Herrera) y el Giro (Quintana). Ahora, el Tour. Estoy orgulloso. Lo he logrado con 22 años.

Los corredores colombianos dominan en Europa.

Es como una ola. Estamos al otro lado del mundo. Eso es una desventaja. Venir aquí era muy difícil. Vino uno y lo hizo bien y eso generó la ola. Urán, Nairo, Gaviria… Ellos abrieron el camino. Allá tenemos mucho talento. Hay niños que vendrán. Estoy seguro. Colombia va a ser aún más fuerte.

Ha costado lograr el primer Tour para Colombia.

Estoy orgulloso de ser colombiano. Merecíamos este Tour. Llevamos años con buenos ciclistas. Nairo y Urán fueron segundos. Siempre pasaba algo que nos apartaba del triunfo. Nos faltaba el Tour y ya lo tenemos. Agradezco todos los mensajes de apoyo. No veo la hora de llevar esta camiseta a casa.

Este Tour ha tenido muchos puertos por encima de los dos mil metros. Eso le beneficia. Nació a esa altitud.

Es cierto. Estamos más aclimatados. Cuantos más kilómetros por encima de esa barrera tengan la cuestas mejor para nosotros.

El Izoard, el Galibier, el Iseran… Son montañas altas pero no tanto como la cuesta de Pacho, la que tanta veces sube cuando está en su hogar.

Esa subida es mi favorita. Antes de venir a Europa, siempre hago un test allí. Sube hasta los tres mil metros. En el Tour en cada puerto me decía es como Pacho.

En su país se formó como ciclista de mountain bike y en Italia aprendió a correr en ruta.

Son las dos partes de mi vida. La primera haciendo mountain bike en casa. Con 19 años pasé a la ruta en Italia. Me siento un poco italiano. Tengo amigos allí que son como mi familia. Ahora vivo en Andorra y echo de menos los helados de Italia, la ‘nutella’, los amigos, que son mi otra familia.

Es escalador, campeón colombiano de contrarreloj y ganó en primavera la París-Niza dominando los abanicos. ¿Con qué ciclista se compara?

No me gusta compararme con nadie. Además, no encuentro a nadie que se parezca. Hoy el nivel es muy alto. En el llano, en ‘crono’… Si solo eres escalador es muy difícil ganar el Tour. He trabajado mucho contra el cronómetro. Aun así, no hice una buena ‘crono’ en Pau. Pude incluso perder el Tour ese día. Los contrarrelojistas han mejorado en la subida y nosotros, los escaladores, tenemos que progresar contra el crono. Es bonita esa pelea.

Ya le dan como ganador de más ediciones del Tour.

Solo quiero pasar la línea de meta en París. Esto es como una droga, un vicio. Siempre quieres más. Cuando ganas el primero ya estás pensado en el siguiente, en ganar cinco… Pero, por ahora, solo pienso en esta victoria.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!