Estados Unidos utiliza los mismos argumentos que Pedro Sánchez para vender armas a Arabia Saudí

Bajo el titular «Made in America» («Hecho en América») y la fotografía de un niño con el rostro ensangrentado, «CNN» publica este martes varias informaciones donde detalla los estragos que la venta de armamento de Estados Unidos a Arabia Saudí está causando en la guerra de Yemen.

Gracias a a los datos proporcionados por Mwatana, una asociación en defensa de los Derechos Humanos, «CNN» explica que aunque «Estados Unidos dice que no toma decisiones sobre los objetivos que elige la coalición» —en referencia a los lugares que Riad decide atacar con las armas vendidas por Estados Unidos—, Washington «apoya sus operaciones a través de miles de millones en venta de armas» o «la recarga de combustible para aviones militares saudíes».

«Hay una responsabilidad moral y legal en vender armas a la coalición de Arabia Saudí», explica Radhya al-Mutawakel, directora de Mwatana, en el medio estadounidense. El pasado agosto, 29 niños yemeníes, todos menores de 15 años, murieron cuando el autobús escolar en el que viajaban fue atacado. Las armas habían sido vendidas por Waghinton a Riad, según revela «CNN».

«En medio del cruce de acusaciones, llegaron las imágenes terribles en los hospitales de Sada donde los servicios médicos atendían a decenas de niños heridos que llegan ensangrentados y con las mochilas a la espalda. La morgue quedó colapsada y se tuvieron que repartir los cuerpos en el suelo metidos en bolsas de plástico. En el exterior del hospital, se podían ver los efectos de las explosiones en una zona comercial arrasada», explicó Mikel Ayestaran, corresponsal de ABC en Jerusalén, sobre ese ataque.

Polémica en España

La exclusiva de la «CNN» llega cuando la polémica sobre la venta de armas de España a Arabia Saudí sacude a la Moncloa. Hace unos días, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, aseguró que las armas que Madrid vende a Riad «son de alta precisión», por lo que «no se van a equivocar matando a yemeníes». La información del medio estadounidense, que recuerda que el expresidente Barack Obama pidió en 2016 que se detuviera la venta de municiones guiadas de precisión a Arabia Saudí, plantea que esa «eficacia» es cuestionable.

La llegada de Trump a la Casa Blanca levantó esa prohibición de la Administración Obama en 2017.

Tras la tormenta causada por la declaraciones de Celaá, el presidente Pedro Sánchez intentó justificar la venta de armas el pasado domingo, durante su entrevista en «La Sexta». Sánchez afirmó: «La responsabilidad que tiene este Gobierno llega hasta nuestras fronteras». Un argumento similar al de la portavoz del Pentágono, Rebecca Rebarich, en la «CNN»: «La decisión final de las operaciones es tomada por los miembros de la coalición de Arabia Saudí, no por Estados Unidos». En ambos casos, se evita asumir responsabilidades afirmando que el país que vende el armamento no tiene capacidad para decidir lo que los receptores van a hacer con él.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!