«Es posible que liberen a presos para decir que la visita de Pedro Sánchez a Cuba ha sido un éxito»

Horas antes de que el presidente Pedro Sánchez aterrizase en Cuba, ayer por la tarde, ya se había despejado la duda sobre si se reuniría o no con la oposición anticastrista. Y la reacción de esta no se hizo esperar. «Parece que es un hecho ya que Pedro Sánchez no va a tener ningún contacto con la oposición pacífica, con los defensores de los Derechos Humanos. Ni siquiera con las Damas de Blanco, vanguardia de la defensa de los DD.HH. en Cuba. De hecho, han dicho que ni siquiera contempla ningún encuentro con altas autoridades de la Iglesia Católica en Cuba», declara a ABC por teléfono, José Daniel Ferrer, preso de conciencia de la Primavera Negra de Cuba, que estuvo encarcelado entre 2003 y 2011.

La historia ha demostrado que otros mandatarios que han visitado la isla «han evitado reunirse con la oposición para no molestar al régimen castrocomunista, pero sí lo han hecho con la Iglesia», señala. «Por lo que hemos leído, Sánchez viene a hacer negocios con el régimen y eso lo lamentamos mucho». Ferrer recuerda que España y muchos políticos españoles han tenido, durante los últimos años, «palabras críticas hacia la violación de los DD.HH. en Cuba; y palabras de elogio para sus defensores».

El disidente, coordinador del movimiento Unión Patriótica de Cuba, que cuenta con más de 3.000 activistas en la isla, califica de «vergonzoso» que el presidente llegue a Cuba, «se reúna con el régimen, estreche la mano de Díaz-Canel, quizá también la de Raúl Castro, hable de negocios y no tenga en cuenta a los más de cien presos políticos que sufren todo tipo de abusos y torturas en las cárceles castristas». Sobre todo cuando, en su opinión, «derrocha energía en borrar todo vestigio de la dictadura de Francisco Franco en España. Las dictaduras todas son malas -subraya-, sea cual sea su cuño ideológico, de derechas o de izquierdas. Las dictaduras violan los DD.HH.».

Estafados y engañados

Ferrer también se refiere a los 300 empresarios que acompañan al presidente español en su viaje. «Se olvidan de cuántos empresarios extranjeros el régimen castrocomunista ha engañado y estafado. De que el régimen trata de hacer creer al mundo que ciertas apertura económica están en marcha, y que existen medidas de flexibilización en el terreno político. En la práctica nada de eso está sucediendo». Y recalca que los empresarios están haciendo «negocios con una tiranía que es enemiga de las libertades económicas».

En esa estrategia de mostrar cierta moderación del régimen cubano ante el resto del mundo, Ferrer, que tiene prohibido salir de Cuba si no rebaja el tono de sus críticas hacia él, alerta sobre la posibilidad de que el Gobierno cubano dé un golpe de efecto para recibir los halagos internacionales. «Sospechamos que el régimen pueda liberar varios presos cuando Pedro Sánchez le pida, de manera privada, algún gesto que avale de manera positiva su visita a Cuba. Ellos podrían complacerle, y la prensa elogiará el gesto, y Sánchez podría presentarlo como un éxito de su viaje». Y califica de «ínfame y abusiva» esta estrategia, utilizada ya durante los viajes del presidente Barack Obama y el Papa Juan Pablo II a la isla. «El régimen mantiene en prisión a personas inocentes y luego les regala la libertad como un gesto de buena voluntad hacia un visitante importante. Y cuando este se va, se recrudece la represión. Si liberaron a cinco, encarcelan a 50», denuncia Ferrer.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!