«Es lo más grave que podría pasarnos»

Las maniobras en el Tribunal Constitucional del magistrado Cándido Conde-Pumpido para absolver a ocho personas que fueron condenadas por los episodios de violencia que se produjeron durante el asedio al Parlamento de Cataluña en 2011 han provocado el repudio de los partidos políticos.

El primero en mostrar su repulsa ha sido el líder de Vox, Santiago Abascal. A su juicio, que el magistrado del Tribunal Constitucional no quiera aplicar el concepto jurídico de «violencia» a los asaltantes del Parlament, con las repercusiones que eso tendría sobre la sentencia del juicio del «procés», es «lo más grave que podría pasar». Abascal ha lamentado hoy miércoles la gravedad del hecho de que la Justicia deba «soportar una presión política en estos momentos de desafío al Estado».

Como hoy desvela ABC, Conde-Pumpido, quien fue fiscal general del Estado durante la presidencia del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, pretende amparar y absolver a los ocho condenados a tres año de cárcel por el asedio violento al Parlamento de Cataluña. La ponencia de Conde-Pumpido, que será debatida por el pleno del TC en las próximas semanas, llevaría a elaborar una nueva doctrina constitucional sobre el concepto de «violencia». Y esta tesis podría dejar sin efecto los argumentos que el Supremo pueda adoptar en su fallo contra Oriol Junqueras y los demás dirigentes catalanes juzgados, en el supuesto de que fueran condenados por rebelión.

Si el fallo del TC se produjese antes de que el Supremo dicte su sentencia sobre Junqueras y el resto de acusados de golpismo, generaría un problema mayor en la medida en que el Supremo aún debe dirimir si, por ejemplo, el intento de asalto a la Consejería de Economía de Cataluña, previo al referéndum ilegal de «independencia» que organizó Carles Puigdemont en 2017, es incardinable en un delito de rebelión.

Conde-Pumpido estarĂ­a por tanto condicionando previamente, y a modo de presiĂłn, la deliberaciĂłn del Supremo sin esperar a su sentencia.

«Un precedente gravísimo»

La maniobra de Conde-Pumpido genera preocupación también en Ciudadanos (Cs), partido que no ha dudado en vincular la etapa del magistrado como fiscal general del Estado con Zapatero con una pretendida forma de «influir» en la futura sentencia del «procés». Informa Juan Casillas.

Fuentes de la formación de Albert Rivera recuerdan que el propio Zapatero ha pedido públicamente «estudiar los indultos» a los cabecillas del proceso separatista. Los liberales aprovechan la publicación de ABC para recuperar una de sus clásicas reivindicaciones: que los partidos no utilicen el Tribunal Constitucional para «colocar a sus afines» y que este sea «verdaderamente independiente».

«No tendríamos que estar hablando siquiera de estas hipótesis, que de ser ciertas sentarían un precedente gravísimo de injerencia en la Justicia», señalan desde Cs. En el partido insisten en la vital importancia de que no se envíe a la sociedad el mensaje de que las sentencias «se vean influidas por criterios arbitrarios o favores políticos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!