«Es evidente, la Unión Europea no apoya la causa catalana»

La crisis en la que está sumida el independentismo ha llegado a Waterloo. Allí, el expresidente cesado Carles Puigdemont empieza a reconocer las limitaciones de su plan para alcanzar la secesión, así como el caso omiso que le hacen las altas instancia de la Unión Europea, que el soberanismo vendió durante años como las grandes aliadas de su causa.

«Es evidente. La Unión Europea, las instituciones europeas no apoyan la causa catalana. Mi decepción es, no respecto a la cuestión de la independencia, sino respecto a los derechos fundamentales», ha declarado Puigdemont en una entrevista difundida hoy por la radiotelevisión pública belga RTBF.

En este sentido, el exalcalde de Gerona ha añadido que interpela al presidente del Consejo de la Unión Europea, Donald Tusk, por ser el único que se ha expresado «de una forma respetuosa» sobre el asunto, informa Efe. «Es un asunto europeo, ahora. Todo el mundo se da cuenta que no es un asunto sólo doméstico, porque concierne a los derechos fundamentales, ha insistido Puigdemont.

Finalmente, el expresidente fugado ha hecho referencia a sus «amigos» en Bélgica,. En este sentido, Puigdemont ha resaltado que siempre ha considerado que no se trasladó a Bélgica, como país, sino «a la capital de Europa» que es Bruselas. Así las cosas, ha rebajado sus lazos con el partido nacionalista flamenco N-VA, en coalición del actual Gobierno belga y ha negado haber recibido ninguna propuesta para presentarse en las listas del naconalismo belga en las elecciones al parlamento europeo del año que viene.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!