entre el sueño y la realidad

Guardar

Undécimo, a veinte puntos del Inter, vecino de la ciudad y líder actual de la Serie A. Seis temporadas consecutivas sin lograr la clasificación para la Champions. Con un equipo que, lejos de las leyendas de antaño, está compuesto por un grupo de jugadores que apenas sostiene el peso del escudo. Resulta evidente que el Milan, heptacampeón de Europa, no atraviesa por su mejor momento. Una travesía por el desierto en el que la inestabilidad deportiva e institucional han sido la nota dominante y que tiene a una afición perpleja al ver en lo que se ha convertido la que fuera una de las bestias más temibles del continente.

Para enderezar el rumbo, ya hay un nombre encima de la mesa. Zlatan Ibrahimovic anunció ayer que en enero regresará a Italia, después de quedarse libre tras su paso por Los Ángeles Galaxy de la MLS. Aunque no ha revelado el club en el que jugará, nadie duda de que será en el Milan: «Iré a un equipo que debe volver a ganar, que debe renovar su historia y que está buscando un desafío contra todos. Solo de esta manera podré tener los estímulos necesarios para sorprenderos de nuevo», dijo en la revista «GQ».

Así, Ibrahimovic volvería a vestirse de «rossonero» tras hacerlo durante dos años entre 2010 y 2012, ganando en la primera temporada el título de liga, el último logrado por el club. Antes, el sueco, de 38 años, triunfó en la Juventus (2004-2006) y el Inter (2006-2009). Un territorio, el italiano, en el que se mueve como pez en el agua.

Aunque su vuelta a San Siro no es oficial, en Italia apuntan a que este parece el desenlace más probable. De producirse finalmente, Ibrahimovic sería un importante impulso en los deseos del Milan por volver a competir con los grandes, pues si algo ha demostrado el delantero en Estados Unidos es que puede seguir rindiendo a un alto nive. Allí anotó 53 goles en 58 partidos.

Cambio de dueño

Pero la probable vuelta de Ibrahimovic no es la única noticia que ha sacudido la actualidad del conjunto «rossonero». Según informó ayer la prensa italiana, Bernard Arnault, dueño de la marca Louis Vuitton y seguidor del equipo, no soporta ver la deriva de los suyos y está pensando seriamente en comprar el club. Una renovación en la cúpula con la que volver a llevar al Milan a lo más alto.

Según la revista «Forbes», Arnault es la cuarta persona más rica del mundo, con una fortuna valorada en 72 mil millones de euros. De llevarse a cabo la operación, en la que tendría que negociar con el fondo de inversión «Elliott Management Corporation», actual propietario del Milan, la entidad tendría al frente a un importante hombre de negocios dispuesto a inyectar una importante suma de dinero en el club de sus amores.

Lo más sorprendente, según apunta el diario «La Republica», es su intención de juntar en el Milan a Pep Guardiola y Leo Messi, protagonistas en el banquillo y en el campo de la época más gloriosa del Barcelona. Dada la dificultad de esta operación, sin embargo, este diario también habla de un plan B que incluiría a Jurgen Klopp y Kylian Mbappé. Dos escenarios que, si bien parecen imposibles, son ahora mismo un clavo ardiendo al que puede agarrarse una afición desesperada con el equipo y que, por otro lado, evidencian la verdadera intención de Arnault de entrar a lo grande. La cuestión es: ¿conseguirá resucitar al Milan?

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!