Encuentro en el FMI. En plena negociación, el ministro Hernán Lacunza vio a Kristalina Georgieva

El encuentro fue solicitado por el Gobierno; ocurrió horas después de que el directorio del organismo confirmara a la economista búlgara como reemplazo de Christine Lagarde Fuente: Archivo

WASHINGTON.- Fue un encuentro protocolar, breve, para conocerse y tener la primera conversación sobre el futuro de la Argentina. Kristalina Georgieva, quien fue designada como directora Gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI ), se vio con el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en la sede del Fondo en Washington, unas horas después de que se anunció su designación al frente del organismo de crédito.

El encuentro con Georgieva, que fue solicitado por el Gobierno, ocurrió horas después de que los 24 directores que integran el board del Fondo anunciaran su designación para reemplazar a Christine Lagarde al frente del organismo que, hoy por hoy, ofrece el único canal de financiamiento externo con el que cuenta la Argentina.

En el Gobierno interpretaron el saludo de Lacunza y Georgieva, quien se hará cargo del timón del Fondo justo cuando la Argentina define su futuro político y el de la relación con el organismo, como un “gesto” hacia el país. La búlgara asumirá el cargo formalmente el 1 de octubre, justo antes de la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial, que se realizará a mediados del mes próximo, y en plena negociación con el Gobierno.

El contacto se dio luego de que el director Gerente Interino del FMI, David Lipton, quien vio a Lacunza y al presidente Mauricio Macri anteayer en Nueva York, reconoció en una entrevista con Bloomberg que cualquier giro de fondos por parte del organismo “puede que tenga que esperar un rato”, en la admisión más frontal por parte del Fondo de que la relación financiera ha quedado virtualmente congelada, y el programa permanecerá por ahora en el limbo. Lacunza regresará a Washington la semana del 14 de octubre para continuar con las negociaciones.

Lipton dijo a Bloomberg que el FMI “trabajará para una eventual reanudación de una relación, algún tipo de relación financiera […] lo cual puede que tenga que esperar un rato”.

“La situación de Argentina en este momento es extremadamente compleja”, afirmó.

Antes del encuentro con Georgieva, Lacunza; el secretario de Política Económica, Sebastián Katz; el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, y el director de la Argentina ante el Fondo, Gabriel Lopetegui, habían almorzado en el Fondo con el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner; el subdirector, Nigel Chalk, y el jefe de misión para la Argentina, Roberto Cardarelli. Durante la mañana hubo reuniones técnicas. El objetivo: avanzar con las discusiones sobre el programa argentino, condicionadas por la coyuntura política del país.

“La reunión fue muy cordial, discutimos la situación actual y el futuro, y la misión de la semana del 14 de octubre en la reunión anual. Estamos pensando en los próximos pasos. Fue una reunión de trabajo”, describió Lacunza, ayer, en un breve encuentro con la prensa argentina.

La delegación argentina hizo hincapié ayer en el cumplimiento de las metas fiscales y monetarias hasta el cierre del segundo trimestre. Además, se remarcó que el Gobierno sobrecumplirá la meta fiscal del tercer trimestre -un logro que, en parte, está alimentado por el rebrote inflacionario por la devaluación del peso en agosto- y cerrará el año dentro de la pauta de déficit primario del 0,5% del producto bruto que permite el acuerdo gracias a las “salvaguardas” previstas en infraestructura y gasto social.

Fuentes del Ministerio de Hacienda reiteraron ayer que “la Argentina cumplió con todo” lo pactado, pero, a la vez, reconocieron que existe un impacto por la incertidumbre electoral ya que “no se sabe quién va a ser el próximo presidente”.

Tanto en el Gobierno como en el Fondo reconocen que esa incertidumbre electoral que atraviesa el país dificulta los avances con el programa, y con el desembolso del giro pendiente de US$ 5400 millones. Es que, para liberar fondos frescos, el Fondo debe cotejar que el Gobierno cumplió con las metas, pero, además, que el programa esté encarrilado, la deuda sea sustentable y la Argentina cuente con algún acceso a los mercados de capitales, y el plan económico tenga el respaldo político suficiente para brindar certezas sobre su probabilidad de éxito, y el cumplimiento de las metas a futuro.

En el Ministerio de Hacienda reconocen que esto es lo que hay que garantizar una vez que se conozca el resultado electoral, y, en el interin, relativizan la urgencia por la llegada del tan mentado giro por 5400 millones de dólares. “No hay una necesidad inminente de esos fondos”, señalan.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!