«En un superclásico te juegas la vida»

Hugo Gatti se quedó con lo de «Loco», pero de él se decía que era un inventor. Su melena acompañada por una cinta o una gorra fue su marca personal en un país poco dado a estos estilismos. Por su trayectoria, es una de las voces más autorizadas del fútbol argentino y una de las únicas que ha vivido el supercláscio desde los dos lados. «Jugar en River y Boca es de las cosas más difíciles del mundo. Es más fácil jugar en Real Madrid y Barcelona. La gente en España está un poco más educada, allí somos más indios», cuenta entre risas a ABC.

Como portero no dejaba indiferente a nadie. Era común verle regateando a rivales, besando el balón o saliendo a por una pelota lejos de su portería. Hizo del desorden una virtud. «Cuando nazca alguien superior a Hugo Gatti, yo seré el primero en reconocerlo», dijo tras su retirada. La Bombonera le despidió con una pancarta que rezaba: «El Loco Gatti y su ballet». Treinta años después de aquello, confiesa que no conviviría a gusto con el VAR, uno de los protagonistas de la final de hoy: «No me gusta. Con él yo no habría podido jugar».

Aunque entre las nuevas generaciones es más popular por su participaciĂłn en un conocido programa de televisiĂłn, cuando se habla del Gatti futbolista se hace de una leyenda. Desde que hizo su debut en 1962 hasta su retirada, logrĂł convertirse en el jugador con más partidos en Primera y en el segundo que más veces ha defendido la camiseta de Boca. Esto Ăşltimo pesa demasiado en la balanza que decide su favorito para la final de hoy: «Tiene que ganar Boca, que si no ‘putean’ a mi hijo y a mí», reconoce.

En sus veintiséis años de carrera, Gatti llegó a jugar en cinco equipos distintos. Aunque primero fue River, terminó en Boca. Las diferencias entre ambos las tiene claras: «River se parece más al Real Madrid porque su estadio está en un lugar importante de Argentina, como está aquí el Santiago Bernabéu en el Paseo de la Castellana. Boca está en un lugar más bravo. Hay que ser guapo para ir, ¿entiendes? Su hinchada anima más que la de River, eso sí. Aquello es una caldera. Boca tiene más semejanzas con el Atlético que con el Barcelona. Viven el fútbol parecido».

En otra comparación muy común estos días, la del superclásico argentino y el clásico español, Gatti tiene claro cuál elige: «Antes defendía que el superclásico era inigualable. Ahora que conozco el clásico español, creo que es el espectáculo más grande del mundo. Fue, es y será siempre. No hay comparación», afirma. Eso sí, saca su lado más argentino cuando se habla de cómo se vive cada uno: «En un superclásico te juegas la vida. La realidad está en la gente. Siempre ha habido grandes jugadores, pero el espectáculo está en la grada. En la pasión está la diferencia con el resto del mundo. Es inigualable; el calor, la música».

Dos semanas después, los focos del fútbol se vuelven de nuevo hacia Argentina y el país se prepara para la final de las finales. Gatti no ve un claro favorito por la igualdad que hubo en la ida: «Aunque River empezó mejor, luego se igualó. La diferencia es que Boca llegó y metió los goles y River tuvo el predominio del balón». Sin embargo, pese al empate, sí ve una ligera ventaja para uno de los equipos: «River tiene más fácil ganar porque juega ante su gente». Esta noche, el Monumental, el estadio donde el «Loco» atajó durante cuatro años, dictará sentencia.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!