“En Buenos Aires no hay posibilidad de fraude”, dice el juez electoral

El juez Ziulu tiene a su cargo el operativo electoral más grande del país Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Hafford

LA PLATA.- El operativo electoral más grande del país está en marcha: 36.392 urnas y millones de boletas viajan a 5100 centros de votación dispersos en cada rincón de la provincia de Buenos Aires para celebrar el 11 de agosto las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

“Dificultades hay muchas. Es la justicia electoral más grande del país y falta recursos -dice en una entrevista con LA NACION el juez federal con competencia electoral Adolfo Gabino Ziulu, responsable del operativo-. Pero no hay posibilidad de fraude”.

Unas 70.000 autoridades de mesa fueron convocadas para registrar la legalidad de los comicios en territorio provincial. Cerca de 7000 autoridades citadas -el 10% del total- ya se excusaron de presidir la votación cuando aún faltan dos semanas. Otras 4000 personas se presentaron como voluntarias.

Armado de Urnas en el galpón del Juzgado Electoral de la Provincia de Buenos Aires Crédito: Santiago Hafford

Unos 10.000 agentes de seguridad se preparan para custodiar la batalla más ardua del país; la elección que puede modificar el rumbo de toda la Argentina.

El juez que subroga el Juzgado Federal N°1 quedó en el centro de las miradas de los partidos políticos tras un fallo que rechazó el modelo de las boletas del Frente Despertar. De este modo, el partido que lidera José Luis Espert se quedó sin candidatos a gobernador, legisladores e intendentes en el territorio provincial. Ziulu se defiende: “No hay partidos proscriptos en la provincia”. Califica de “exabruptos” las denuncias de vinculan su decisión a la finalidad facilitar la elección a María Eugenia Vidal. “Resultaría absolutamente inadmisible. Ni siquiera he tenido un atisbo de sugerencia de otro poder. No lo aceptaría de ninguna manera”.

Armado de Urnas en el galpón del Juzgado Electoral de la Provincia de Buenos Aires
Armado de Urnas en el galpón del Juzgado Electoral de la Provincia de Buenos Aires Crédito: Santiago Hafford

-¿Cuántas autoridades de mesa se excusaron?

-Al día de hoy, son 7000. Suponemos que las excusaciones van a ser mayores, como también lo fueron otros años. Hay lugares donde las abstenciones son más altas, por ejemplo en La Plata. En el interior, en cambio, son menores.

-¿Cuando se vuelven a citar los reemplazos?

-Las excusaciones se hacen en forma presencial o a través del correo. En esos casos se procede a designar a otra persona. Este año se puso un marcha un sistema informático nuevo. Se hace una selección con parámetros preestablecidos. Se han tenido en cuenta las autoridades de mesas que no han tenido dificultades.

-¿Se vuelve a citar a quienes ya participaron?

-Sí. A las autoridades de mesa que no han tenido ninguna observación se las vuelve a citar, sabemos que estas personas lo hacen bien. Si tomamos autoridades totalmente nuevas es probable que el nivel de abstención sea mayor. Esto no quiere decir que quien ha sido citado continuamente se pueda excusar.

-¿Hay voluntarios remunerados?

-Todos estos cargos son remunerados: 1900 pesos para presidentes de mesa y 3000 pesos para delegados electorales para cada acto. Es decir, se paga en las PASO y en la elección general. La política del juzgado en principio es rehusar a los voluntarios, ya que esconde la posibilidad de que sean personas con activa participación en partidos políticos.

-¿Cómo ve el sistema nuevo que dispuso el Ministerio del Interior para escanear los telegramas a fin de agilizar el escrutinio provisorio?

-El sistema tiene por finalidad que los resultados se conozcan en forma certera y menor cantidad de tiempo. Asistimos a una digitalización democrática. Los jueces hemos realizado observaciones y exigimos ciertas garantías. La mayoría se tuvo en cuenta.

-¿Confía en que funcione?

-Espero que haya una mejora. Pero en definitiva el escrutinio que vale es el definitivo, que se va a hacer en el ámbito de la justicia. No hay posibilidad de que haya fraude de ningún tipo.

-¿Hay dificultades con los centros de votación?

-En principio la tarea de detectar los centros escolares tuvo errores que hubo que subsanar. Se corrigieron muchos datos. Puede quedar errores subsistentes ya que son más de 5100 centros escolares en toda la provincia. A todos el Ministerio del Interior les envió una computadora y un scanner.

-¿Cuantas boletas reparten?

-Nosotros pedimos como mínimo dos boletas por mesas. Los partidos que más traen son los más pequeños que no pueden llegar por sus propios medios o no tienen fiscales. En principio estamos en el proceso de repartir 36.000 urnas. Luego se reparten las boletas. Hemos llegado a repartir 70 millones de boletas en otras elecciones.

-¿Esta es una elección más ordenada?

-Sí. Si bien el sistema de las PASO tuvo pretensión de ordenar la vida de los partidos políticos los comportamientos fueron en sentido inverso al pretendido por la ley. La mayoría de los partidos políticos evita las elecciones internas en esta consulta y presenta una sola lista de candidatos. Quizá el sistema de PASO sí pueda ser más usado para dirimir candidaturas en los municipios. Pero este año no hay proliferación de boletas. Hay una tendencia a que los partidos políticos ejerzan control previo.

-¿Hay dificultades en el operativo?

-Dificultades hay muchas partiendo de la base de que la justicia electoral está muy atrasada. Es la justicia electoral del distrito más grande del país y recién estamos empezando a digitalizar la información. Este atraso se da también en el personal: hay personal muy capacitado y otro que requeriría una capacitación mayor. Hay todos los inconvenientes imaginables. En particular. dificultades de recursos económicos, que siempre son insuficientes.

-No todos quedan conformes. Algunos partidos expresaron su malestar en la audiencia para oficializar boletas. Allí el Frente Despertar denunció una prescripción. ¿Hay partidos proscriptos?

-No. De ninguna manera. Sería contrario a la Constitución. Son exageraciones propias de la luchas políticas.El Frente Despertar que lleva como aspirante a presidente al doctor José Luis Espert se presentó en la provincia constituido por dos partidos políticos. A poco de constituirse uno de los partidos decidió salir de la alianza que integraba. Una alianza no puede estar constituida por un solo partido. Ahí surgió la primera gran dificultad. Se quiso subsanar por medios que no están previstos por la ley. Por eso no se autorizó la presentación de candidatos a gobernador y vicegobernador. Es una decisión que puede ser objeto de recurso, en esto consiste el sistema democrático. Las decisiones que yo pueda tomar pueden ser revisadas por la Cámara Nacional Electoral.

-El Frente Despertar afirmó que esta medida en realidad responde a una decisión política para facilitar la elección al gobierno de Vidal.

-En absoluto. Es la aplicación de la ley. Están los recursos previstos si alguien no comparte esos criterios. Es casi un exabrupto hablar de una proscripción a un partido político en nuestra época. Los partidos son portadores de una ideología que no puede ser controlada por la justicia. Pero si el cumplimiento de la ley.

-¿A usted lo ofende esa manifestación?

-Es una denuncia inexacta, pero no es un tema personal. La respuesta está en el expediente judicial. Si alguien considera que me equivoco tendrá la posibilidad de que se revise. Yo subrayo la independencia con que me desempeño. Hay una necesaria colaboración de los poderes del Estado en una elección. Por caso: nuestro operativo será custodiado por 10.000 efectivos de fuerzas de seguridad que van a controlar la elección. Pero que un poder extraño al judicial le diga lo que tiene que hacer a un juez resulta absolutamente inadmisible. Ni siquiera he tenido un atisbo de sugerencia. No lo aceptaría de ninguna manera.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!