en Buckingham y sin Meghan

Madrid Guardar

Tal vez haya sido una de las reapariciones más esperadas del Príncipe Harry en los últimos tiempos. El nieto de la Reina Isabel II anunció la pasada semana, junto a su mujer, Meghan Markle, sus intenciones de dar un paso atrás y dejar de ser miembro de primera línea de la Familia Real británica. Una noticia que sentó como un jarro de agua fría a la monarca, pero que terminó por aceptar. Lo hizo este mismo lunes, tras celebrar un gabinete de crisis en el que, junto a al Príncipe Carlos, el Príncipe Guillermo y el propio Harry, se determinó que habrá un tiempo de transición hasta que se determine su nuevo rol dentro de la institución.

Así, mientras la exactriz ya se encuentra en Canadá con Archie, su bebé de ocho meses, Harry ha permanecido en Londres por motivos profesionales. Y es que si bien a partir de su marcha ya no estarán obligados a acudir a este tipo de eventos, esta cita ineludible llevaba tiempo marcada en su calendario. Este jueves ha tenido lugar en el Palacio de Buckingham el sorteo de la Copa Mundial de la Liga de Rugby, entidad de la que es embajador desde 2016, cuando relevó a su abuela en el cargo.

GTRES

El hijo de la desaparecida Diana de Gales ha aparecido con el rostro bastante serio, pero cuando ha conocido a los niños de una escuela primaria local que jugaban al rugby en las inmediaciones de Palacio les ha dedicado, como ya es habitual, la mayor de sus sonrisas. Los medios allí presentes le han preguntado acerca del «Megxit», pero ha preferido no hacer alusión al tema, tampoco en un breve discurso que ha pronunciado posteriormente.

gtres
gtres

El Príncipe Harry también ha compartido un vídeo en el que se anuncia que la próxima sede de los Juegos Invictus, de los que también es patrón, tendrá lugar en Düsseldorf (Alemania) en 2022. Una señal que podría indicar que seguirá asistiendo a algunos eventos oficiales de las entidades de las que es embajador, a pesar de que estos títulos los ostenta por ser miembro de la Familia Real.

Al otro lado del charco

Meghan Markle puso rumbo a Canadá el pasado día 10 para reunirse con su hijo, que se encontraba en el país cuando sus padres soltaron la «bomba» en Reino Unido. En Vancouver ha visitado un refugio de mujeres y otra entidad que lucha por el cambio climático. Varios encuentros que nada tienen que ver con sus funciones reales y en los que se ha dejado ver más natural y cercana que nunca, lejos de cualquier protocolo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!