Empacho de candidatos en la cena de Navidad del PP de Madrid

Los candidatos inexistentes -por no oficializados y aún ignotos- fueron los protagonistas absolutos de la cena de Navidad del PP de Madrid, celebrada anoche en la capital. La incertidumbre sobre quiénes encabezarán las listas de la capital y la Comunidad en Madrid provocó que en la cena de ayer se viviera un ambiente de especial inquietud. Y que todos los gestos se miraran con lupa. Como cuando subieron a la tribuna de oradores, para saludar a los cientos de asistentes, el presidente nacional, Pablo Casado, el actual responsable del PP de Madrid, Pío García-Escudero, el presidente regional Ángel Garrido y el portavoz popular en el Ayuntamiento José Luis Martínez-Almeida. Y acto seguido, a invitación de García-Escudero, también subieron Adolfo Suárez Illana y Javier Maroto, que ya son fijos en los actos del PP de Madrid.

La cena de Navidad de un partido es el momento propicio para los discursos en caliente que inflamen al auditorio. Está claro que así lo entendieron los intervinientes en la que ayer organizaba el PP de Madrid en el polideportivo Magariños, cuyo tono rozó en ocasiones la soflama, aunque tampoco faltó el humor.

Como el que derrochó en su intervención el portavoz municipal, José Luis Martínez-Almeida, que se sorprendía de que «estemos aquí 900 militantes sin candidatos designados y aún no ha habido ningún incidente reseñable». El jefe de la oposición a Carmena no dejó pasar la ocasión para atacar a la alcaldesa, que «va a pasar a Vox por la derecha»; ni al PSOE: «Cómo verán las cosas que ni uno quire venir a Madrid» como candidato.

El presidente Ángel Garrido se definió a él y a sus compañeros de filas: «Somos la derecha valiente que defiende a España». Tras recordar a los militantes muertos a manos del terrorismo, Garrido enfatizó: «La sangre de nuestros compañeros tiñe los colores de la bandera de España, que el PP lleva en su corazón».

«Los valientes»

No olvidó -tampoco Almeida- las loas al líder nacional, Pablo Casado, de quien depende la decisión sobre los candidatos madrileños para el 26-M, que se conocerá si se cumple lo previsto después de las fiestas navideñas: «Pablo Casado ha despertado una nueva ilusión en el PP que nos va a hacer ganar las elecciones en España». Y le alabó haber sido «valiente en un momento muy difícil para el PP, te atreviste a dar el paso y el mundo es para los valientes».

Pío García-Escudero reconoció el «año difícil» vivido por el PP, sin olvidar la abrupta marcha de Cristina Cifuentes. Pero pidió dejar a un lado la melancolía y enfrentarse a los 157 días que faltan para las elecciones «demostrando el orgullo de ser de este partido». En el cierre, Pablo Casado midió muy bien sus palabras ayer al dirigirse a los «candidatables»: dijo de Ángel Garrido que era «un referente de las políticas del PP»; de Martínez-Almeida que es «brillante». Y se acordó de citar también, para no dejar espacio a segundas lecturas, a Antonio González Terol y el resto de miembros de la joven dirección regional.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!