Emisiones sustentables. Las empresas apuestan a los bonos verdes

La energía renovable concentra la mayor parte de las emisiones Crédito: Shutterstock

Cada vez hay más empresas interesadas en emitir títulos sustentables, con el foco puesto en financiar acciones medioambientales

Ser sustentable con el medio ambiente es lo que est√° de moda y las finanzas no escapan a la tendencia. Una empresa que tiene buenas pr√°cticas ambientales, tiene mejores chances de convencer y tentar a inversores grandes y chicos.

En ese contexto es que los llamados “Bonos Verdes” ganan protagonismo en el mundo y empiezan a abrirse camino en la Argentina. “Los Green Bond actualmente son una tendencia irreversible”, arranca Gustavo Avila, director de FIX Ratings (Asociada a Fitch Ratings) y especialista en el segmento de Finanzas Sustentables. “Las emisiones a nivel global alcanzaron aproximadamente los US$255.000 millones en 2019, con un crecimiento del 52.4% respecto a 2018, y en la Argentina se observa un marcado inter√©s por la emisi√≥n o re-categorizaci√≥n de este tipo de bonos desde fines del a√Īo pasado, que se aceler√≥ con la fuerte baja en la tasa de inter√©s en los primeros dos meses del a√Īo”, define.

El mercado argentino cuenta desde septiembre del a√Īo pasado con un panel exclusivo de Bonos Sociales, Verdes, Sustentables (SVS). “Consiste en un panel compuesto por valores negociables que se destinen a financiar proyectos que contribuyan con la mejora del medio ambiente o con problem√°ticas de tipo social. Las emisoras de estos bonos deben cumplir una serie de requisitos alineados a est√°ndares internacionales y a los lineamientos de la Comisi√≥n Nacional de Valores (CNV)”, detalla Julieta Artal, Responsable de Gobierno Corporativo y Sustentabilidad de ByMA, la Bolsa de Valores que nuclea a los principales actores del mercado de capitales.

“En diciembre se re-etiquet√≥ el primer bono verde de Plaza Log√≠stica y otras empresas se contactaron para analizar esta forma de financiamiento y tambi√©n la posibilidad de re-etiquetar emisiones ya vigentes, es decir, empresas que emitieron bonos en un momento en el que todav√≠a no exist√≠a este panel”, cuenta Artal y agrega: “Estamos manteniendo reuniones con emisoras interesadas y conforme vaya creciendo el mercado de Bonos Verdes (SVS), desde ByMA acompa√Īaremos con nuestra reglamentaci√≥n para ayudar al ecosistema y seguir desarrollando un mercado sostenible”.

En la misma l√≠nea, Avila hace foco en las buenas perspectivas para este tipo de emisiones en 2020. “La fuerte baja en la tasa de inter√©s desde fin de 2019, en conjunto con la necesidad de fondos por parte de las compa√Ī√≠as, reactiv√≥ las emisiones de deuda, donde se destaca el segmento de energ√≠a renovable para la emisi√≥n de Bonos Verdes”. Claro que el mercado en general viene de un parate casi total durante 2019 producto de la elevada volatilidad de las variables macroecon√≥micas, el alto nivel de la tasa de inter√©s, la recesi√≥n y la significativa depreciaci√≥n de la moneda que atentaron contra las emisiones de deuda de empresas argentinas tanto en el mercado local como internacional. Ser√° un volver a arrancar. “Desde FIX consideramos que las emisiones de Bonos Verdes podr√≠an alcanzar el equivalente a US$350 millones para fin de a√Īo en al menos 10 transacciones, de continuar el actual escenario”, proyecta Avila. Ya entre 2017 y 2018 -antes que los mercados se cierren para el pais en 2019- la Argentina emitio? cuatro Bonos Verdes por un total de US$610 millones.

La calificadora public√≥ recientemente el rating del de Bono Verde de AES Argentina Generaci√≥n S.A., emisi√≥n vinculada a la financiaci√≥n de un proyecto e√≥lico en Neuqu√©n. Adicionalmente se encuentra trabajando en otras cuatro transacciones entre Bonos Verdes y re etiquetados que incluyen proyectos de eficiencia energ√©tica (cambio de luminaria), energ√≠a solar, edificios “verdes” y otro parque e√≥lico.

“La adquisici√≥n y tenencia de un Bono SVS otorga a los inversores retornos financieros similares a los bonos convencionales, con la adici√≥n de contribuir a mejoras ambientales y/o sociales, tales como la adaptaci√≥n al cambio clim√°tico, la seguridad alimentaria, la salud p√ļblica, la transici√≥n energ√©tica, entre otros”, postula Artal de ByMA.

“Las oportunidades hacia adelante -proyecta Avila- estar√≠an en emisiones vinculados a la financiaci√≥n de proyectos de energ√≠a renovable y de eficiencia energ√©tica, ya sea en forma directa de Corporativos o a trav√©s de Bancos”, define Avila .

¬ŅEl destino de los fondos?. De acuerdo al √ļltimo reporte de FIX sobre Finanzas Sostenibles, a escala global, el 32% de los fondos proveniente de estas emisiones se destina a proyectos vinculados con energ√≠as renovables, el 29% a edificios verdes y el 20% a transporte.

“El crecimiento de este tipo de emisiones en el mundo viene impulsado por iniciativas regulatorias de car√°cter voluntario como los Principios de Inversi√≥n Responsable de las Naciones Unidas. Europa lidera la inversi√≥n sostenible, seguido por Estados Unidos y Jap√≥n y si bien en Am√©rica Latina las emisiones de este tipo de bonos son bajas en comparaci√≥n al resto del mundo, se observa una gran oportunidad, dado que los mandatos son cada vez mayores por parte de los inversores orientados al cambio clim√°tico y las regulaciones ambientales”, dice desde ByMA la responsable de Gobierno corporativo y Sustentabilidad. “Se est√° generando un mayor inter√©s en el financiamiento de infraestructura y proyectos mediante instrumentos de deuda con etiqueta verde”, remarca

“Hoy los bancos de inversi√≥n/colocadores est√°n recomendando que los proyectos elegibles sean etiquetados como “Verdes”, dice Avila al evaluar la tendencia que viene. Concretamente, existen inversores institucionales como fondos de inversi√≥n o aseguradoras que tienen mandato de destinar parte de sus inversiones a este tipo de productos.

Seg√ļn la encuesta realizada por Fitch Ratings en el tercer trimestre de 2019, casi un 30% de quienes eligen invertir en verde dicen hacerlo “por pol√≠tica de la compa√Ī√≠a” y otro tanto por “regulaciones actuales o futuras”. Solo un 8% menciona al “retorno financiero” como un disparador de la inversi√≥n.

En ese sentido, Julieta Artal pone foco sobre las nuevas demandas de los inversores y el modo de capturar su inter√©s. “Esta clase de bonos les permite a los inversores satisfacer los requisitos Ambientales, Sociales y de Gobernanza de sus mandatos de inversi√≥n sostenible. Por su parte, a los emisores les brinda la posibilidad de mejorar la diversificaci√≥n de los inversores, capturando nuevas oportunidades de negocio al aprovechar la creciente demanda de desarrollo sostenible; y de atraer capital de largo plazo, mejorar su reputaci√≥n, atraer la fuerte demanda de los inversores, lo que puede llevar a una alta suscripci√≥n y beneficios de fijaci√≥n de precios.

Incluso los minoristas son un publico objetivo para este tipo de emisiones de deuda. “Tenemos mucha expectativa en el inversor chico, el ahorrista, ya que las nuevas generaciones est√°n comprometidas con el cambio clim√°tico. Sobretodo los millennials buscan productos de inversi√≥n exigiendo otros beneficios adem√°s del econ√≥mico, eligiendo en muchas ocasiones productos de inversi√≥n con un impacto social y ambiental positivo”, desgrana Artal

“Todos los inversores -cualquiera sea su tipo- pueden acceder y ser parte de esta clase de inversiones, ya sea invirtiendo en empresas que forman parte de √≠ndices de sustentabilidad o emisoras de deuda verde, social y sustentable, adquiriendo estos valores negociables desde su colocaci√≥n inicial y manteni√©ndolos hasta la amortizaci√≥n final”, dice la ejecutiva con la mirada en el mediano plazo.

Un mercado de moda

Las emisiones verdes est√°n en alza

  • 350 Fondos. Es el volumen en millones de d√≥lares al que pueden alcanzar las emisiones de bonos verdes en el mercado argentino durante este a√Īo, seg√ļn las estimaciones privadas.
  • 255 En ascenso. Son los miles de millones de d√≥lares que sumaron las emisiones de los llamados “green bonds” en el √ļltimo a√Īo, lo que implica un crecimiento interanual del 55 por ciento.
  • 32% Energ√≠a. Es la participaci√≥n que tienen los proyectos de energ√≠as renovables en el total de los green bonds, lo que constituye el principal destino de este tipo de financiamiento, seg√ļn un reporte de FIX.
  • 8% Retorno. Es el porcentaje de los inversores que deciden apostar a este tipo de bonos por el retorno financiero que ofrecen frente al 30% que lo hace por “pol√≠tica de la compa√Ī√≠a”.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!