El vicepresidente Aguado reconoce que el Metro va lleno y tarda mucho

«Sé que a veces Metro sufre momentos difíciles, este verano y en estos últimos tiempos no se han hecho las cosas bien». Con estas palabras, el vicepresidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, reconocía públicamente lo que muchos usuarios llevan denunciando años: las deficiencias en el funcionamiento del servicio público de transporte más utilizado de la región. Aguado estrenó su agenda pública como vicepresidente, y el consejero de Transportes Ángel Garrido la suya, con una visita cargada de simbolismo: a las cocheras de Metro en Canillejas.

Allí, han saludado a los últimos trabajadores contratados por Metro, que reciben en la actualidad cursos de formación antes de incorporarse a sus tareas. Entre ellos, a los once maquinistas que el 5 de octubre estarán ya conduciendo trenes y que son los últimos de los 100 contratados de urgencia, tras las quejas de los usuarios y la prolongada huelga que mantiene el Sindicato de Conductores desde hace más de un año.

A Aguado no le han dolido prendas al reconocer los hechos: «Haremos todo lo que está en nuestra mano porque la gente, si ha pasado calor, deje de pasar calor; si ha habido hacinamiento y demasiados minutos de espera en los andenes, se deje de producir».

No anunció ninguna medida nueva, pero insistió en la voluntad del Gobierno de poner soluciones, «cuidando al personal, las instalaciones y las infraestructuras».

El portavoz del Sindicato de Conductores, Juan Antono Ortiz, manifestó a ABC que los trabajadores han dado «un margen de confianza al nuevo Gobierno, hasta que nombren a un consejero-delegado de verdad», para ver «con qué talante vienen». La visita de ayer le pareció «un paripé, una fotografía; lo que tienen que hacer es bajarse en hora punta al Metro y hablar con la gente». No obstante, agradeció que «se reconozca que hay problemas; es un paso. Lo siguiente es que pongan soluciones».

En la sala de simulación de conducción de Metro, once maquinistas ya contratados reciben formación para manejar un convoy. Algo que harán a partir del 5 de octubre, uniéndose a los 1.800 maquinistas en activo, según datos de la compañía. Ellos son los últimos de los 100 conductores contratados para cubrir la demanda; menos de los 350 que demandaba el Sindicato.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!