El triple, el lanzamiento denostado por una leyenda de los Celtics que hoy triunfa en la NBA

A Red Auerbach no le gustaba nada la idea. «No lo necesitamos. Que dejen en paz a nuestro deporte», refunfuñaba el por entonces «general manager» de los Celtics, ganador de quince anillos primero como técnico y luego como responsable de la franquicia de Boston desde los despachos. Al viejo «Red» le rechinaba la idea de que hubiera una nueva línea en la cancha. Según él, manchaba el mítico parquet del Garden. De hecho, en aquella primera tarde de octubre de 1979, cuando miraba a la cancha, algo se le removía por dentro.

La novedad que la NBA había decidido introducir aquella temporada eran los tiros de tres puntos. Para ello, se dibujó un arco alrededor de la canasta y todos los lanzamientos que acertaran con el aro desde más allá de esa línea sumarían un punto más de lo que habitual hasta entonces. Para muchos, incluido el «novato» Larry Bird –que luego sería uno de los mejores triplistas de la historia–, aquello no era más que un «truco». Una frivolidad. Fue Chris Ford, un jugador reconocido hasta entonces por su labor defensiva, el primero que se atrevió con acierto a lanzar de tres. Una canasta para la historia, que cobra más relevancia si se echa un vistazo a la evolución del baloncesto. Desde aquel triple de Ford a los 26 conseguidos hace unas horas por los Rockets –récord histórico de un equipo en un partido de la NBA– han pasado casi 40 años. Cuatro décadas en las que la importancia del perímetro ha ido ganando terreno hasta hacer casi irrelevante el juego cerca del aro. Así lo explican los números, pero también el éxito forjado por los Warriors, cuya receta para ganar tres de los últimos cuatro anillos se ha adueñado de la liga.

En los últimos años, la tendencia a jugar lejos del aro ha crecido exponencialmente. El estudio estadístico introducido por los equipos y la mejora de la técnica ha traído consigo un aumento del lanzamiento de tres unido a un acierto cada vez más notable. Es fácil ver a jugadores como Stephen Curry tirando con soltura desde más allá de los ocho metros, lo que abre el debate de si debería alejarse aún más esa línea perimetral situada en la NBAa 6,70 metros en los laterales y a 7,24 en la parte frontal de la canasta y en Europa, a 6,75 metros.

«Para alejar la línea de tres, habría que hacer más grande la cancha y no creo que eso suceda», afirma Juan Carlos Navarro

Uno de los que conoce bien esas dos distancias es Juan Carlos Navarro, segundo máximo triplista de la ACB. Un lanzador excelso que durante su carrera puso a sus pies la NBAy los campeonatos europeos. «La tendencia en las últimas temporadas es la de dar más importancia al triple. Cada vez se abren más espacios y se tira más de tres, no solo en la NBA, sino también en Europa», explica a ABC el actual mánager de baloncesto del FC Barcelona.

Alejar la lĂ­nea de tres

En su única temporada en los Grizzlies, a caballo entre 2007 y 2008, el escolta español sumó 156 triples, convirtiéndose durante mucho tiempo en el novato con más acierto de la liga. Fue entonces cuando pudo asistir de primera mano al incremento del lanzamiento de larga distancia en la NBA. Comenzó entonces una revolución que hoy implica, no solo a bases y aleros, sino a los pívots. «Hoy en día podemos ver cómo hombres altos como Datome en el Fenerbahçe anotan de tres con facilidad. El mejor ejemplo de esa transformación en la NBA es Marc Gasol, que si ya era bueno antes, ahora lo es más, con esa capacidad de abrir el campo», señala Navarro.

De hecho, el pívot tradicional está desapareciendo. Al menos, ya no se utilizan dos en cada quinteto como era habitual. La apuesta de jugar con cuatro «bajitos», impuesta por Steve Kerr en los Warriors, ha sido copiada por el resto de la NBA y marca tendencia en el resto del baloncesto mundial. Kerr –especialista en el triple de los Bulls campeones con Michael Jordan– ha encontrado más allá de la línea de tres su maná particular y ese acierto, replicado en otros equipos, abre de nuevo el debate de si se debe ampliar la distancia del perímetro. «Se habla mucho de eso, pero para eso deberían hacer más grande la cancha y no creo que suceda», afirma Navarro.

Sea como sea, lo cierto es que la evolución de la canasta tiende al lanzamiento exterior. Un tiro que empezó siendo un «truco»y que ha acabado por convertirse en el mejor camino hacia el éxito.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!