el triángulo cultural de Atenas y el Museo en la finca real de Tatoi

El nuevo presidente del gobierno griego, Kiriakos Mitsotakis, ha anunciado grandes reformas en el funcionamiento del Estado y de sus ministerios cuando presentó su programa gubernamental en el parlamento hace pocos días. Y en el Ministerio de Cultura estas reformas van a significar grandes cambios.

Mitsotakis y su nueva ministra, Lina Mendoni

Mitsotakis ha dejado bien claro cuáles son las prioridades de cada ministerio y los proyectos por ejecutar. En el caso de Cultura, el objetivo es el desarrollo de la cultura en su conjunto: tanto el patrimonio cultural material e inmaterial como la creación artística contemporánea, reforzando la posición de Grecia en el mundo. La primera prioridad es el desarrollo turístico sostenible y la mejora del patrimonio cultural. Y en concreto: la ampliación del modelo de operación del Museo de la Acrópolis, que es estatal pero funciona como un museo privado, para otros museos del país, así como poder reservar entradas de forma electrónica, mejorar la vigilancia y la limpieza y proyección de todos los sitios arqueológicos, monumentos y museos.

Junto con otros ministerios, además, se fortalecerán las relaciones culturales con el cambio climático, el turismo sostenible, la educación, la inclusión social, la inversión y la sociedad, como anunció la nueva ministra de Cultura, Lina Mendoni, al hacerse cargo del ministerio. Y añadió que existirá cooperación con organismos públicos, privados y locales, así como un nuevo marco para el patrocinio cultural privado, algo que era una línea roja para los radicales. Dos proyectos son los más llamativos: el primero en Atenas y el segundo a las afueras, en la antigua finca real Tatoi.

El nuevo triángulo cultural de Atenas

Mendoni, una arqueóloga de prestigio, investigadora del Centro Nacional de Investigaciones, ha sido asesora de varios ministerios y Secretaria General del de Cultura, durante diez años en dos periodos diferentes. «Conoce no solo el funcionamiento del ministerio, sino a las personas y cuando asume una responsabilidad, la cumple eficazmente». Lo comenta una directora de museo que la conoce bien y de cerca. «Sabrá ejecutar lo que le han encomendado», afirma Liana, una arqueóloga que ha trabajado con ella. Entre lo más destacado de sus prioridades, está el nuevo triángulo cultural de Atenas, que incluye la mejora y expansión subterránea del Museo Arqueológico Nacional para exponer sus valiosas colecciones, Se efectuará utilizando también parte del edificio central de la Universidad Politécnica de Atenas, a pocos metros de distancia, que seguirá manteniendo su Escuela de Arquitectura. Se utilizará también el cercano edificio denominado Acropole Palace, propiedad del Estado y ya restaurado para actividades culturales contemporáneas.

Museo Arqueológico Nacional de Atenas – ABC

Tatoi, una finca restaurada con su Museo

El otro gran proyecto es el de las mejoras en la antigua finca real Tatoi, a pocos kilómetros de Atenas. Mitsotakis quiere que se convierta «en una entidad cultural única» con el uso del Palacio como Museo, destacando la identidad histórica de los restantes edificios de la finca y el uso del resto de la finca, incluyendo la protección de sus bosques y jardines que representan uno de los pulmones de la capital. Se necesitará la buena colaboración de los ministerios de Cultura, Agricultura y Finanzas para ello. En los últimos años Tatoi estaba abandonado a su suerte, con el consecuente deterioro de los edificios existentes y de su parque. Su acceso es libre y muchos visitantes lo recorren a diario para hacer deporte o para pasar un día en el campo con sus familias. El Cementerio real, que incluye las tumbas de la familia real desde su fundador, el Rey Jorge I, hasta los Reyes Pablo y Federica, padres de laReina Sofía, se encuentra en buen estado.

Los radicales y la cultura griega

Las cosas han cambiado desde que el gobierno de Tsipras perdió las elecciones en los temas de cultura. Hay que reconocer que cuando SYRIZA llegó al poder en enero de 2015, sus ministros no tenían experiencia de gobierno y lamentablemente no buscaron el consejo y el apoyo de los altos cargos existentes en ministerios y empresas estatales, a los que consideraban enemigos. Al contrario, desconfiaron de todos, rechazaban cualquier colaboración con el sector privado y con mecenazgo y se rodearon de amigos de confianza, que en su gran mayoría tampoco tenían experiencia ni conocimientos sobre el funcionamiento del aparato estatal. En el Ministerio de Cultura y Deportes, concretamente, existían muchos problemas acumulados debido a la falta medios y de personal, a la burocracia y a un desorden existente ya a que muchos empleados estatales habían sido «colocados» temporalmente en puestos del ministerio hasta llegar a su jubilación. En los cuatro años y medio de gobierno radical, el Ministerio vio pasar a tres ministros: el primero, Aristidis Baltás, un catedrático de la universidad politécnica. Fue sustituido por una actriz y empresaria teatral, Lydia Koniordou, que se ocupaba, dicen, más de temas laborales con los sindicatos de los trabajadores que de temas de política cultural y de mejorar las excavaciones arqueológicas y los museos existentes en el país. Finalmente Tsipras nombró al frente de este ministerio a Myrsini Zorbas, una antigua eurodiputada socialista con mucha experiencia en el tema de los libros y bibliotecas, pero no en los demás departamentos ministeriales.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!