El teniente de alcalde de Valladolid asume que circuló «un metro o poco más» en la zona prohibida por la contaminación

El teniente de alcalde de Valladolid, Manuel Saravia, ha asumido haber circulado «un metro o poco más» en un coche de Urbanismo que él no condudía por la zona que lleva ya cuatro días cerrada al tráfico por decisión del propio Ayuntamiento de la ciudad debido a los problemas de contaminación.

Saravia ha querido quitar hierro al asunto señalando que después de participar en varios encuentros matinales se dirigía hacia la Casa Zorrilla. Antes de llegar «al lugar» y «sin entrar en la zona acotada» se bajó del vehículo para ir caminando «porque aún sé andar» y le pidió al chófer que «aparcara donde pudiera». Posteriormente, según su propia versión, ha regresado al vehículo también «a pie» y se ha montado en él reconociendo que se encontraba «al borde» de la zona establecida para poder circular «o un metro dentro». En ese momento «se que me han hecho unas fotos» y «estaba al borde». Saravia ha insistido en que el conductor «ha parado el coche al lado, donde ha podido y no se le ha pasado por la cabeza si estaba más aquí o más allá» y ha considerado que «no hay caso ni cosas raras», pero «si es un problema lo asumo y ya está».

Este hecho se ha producido poco después después de que el alcalde de la ciudad, Óscar Puente, colgara un vídeo en su perfil de Twitter en el que justifica las restricciones de tráfico en el centro de Valladolid por la elevada contaminación. En la grabación, realizada en su despacho, muestra los filtros de las estaciones medidoras que miden las partículas en suspensión: «Esto es lo que estamos respirando», dice, mientras señala un filtro completamente negro 24 horas después de estar en una estación.

La prohibición también ha generado malestar y críticas por partes de los comerciantes y hosteleros de Valladolid, que empiezan a acumular pérdidas tras cuatro días de «cierre» en el centro de la ciudad.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!