El socio de Villarejo sale de prisión casi un año después

José Manuel Villarejo es ya el único de los implicados en el caso Tándem que sigue en prisión. Ayer mismo, el juez instructor, Diego de Egea, ordenó la puesta en libertad de su socio, el abogado Rafael Redondo, tras aceptar como garantía de la fianza de 100.000 euros que le había impuesto la hipoteca de la casa del letrado. Redondo está acusado de pertenencia a la organización criminal liderada por Villarejo y de blanqueo. Es además socio de éste en numerosas sociedades del entramado empresarial supuestamente utilizado para operaciones ilegales.

Como medidas cautelares, el magistrado le impone comparecer cada quince días en el juzgado más próximo a su domicilio, la prohibición de salir del territorio nacional, la retirada del pasaporte y la obligación de fijar domicilio y teléfono. Todo ello, junto con la fianza, para evitar el riesgo de fuga, ya que se enfrenta a importantes penas de prisión.

En un primer momento, en concreto en agosto, De Egea había impuesto al abogado una fianza de un millón de euros, que rebajó la semana pasada a 100.000 al estimar el recurso que había presentado la defensa y no aceptar en cambio las posiciones defendidas por la Fiscalía Anticorrupción y la acusación popular ejercida por Podemos, que solicitaban su permanencia en prisión provisional incondicional. Una de las razones, que cada día se confirman, es que siguen apareciendo nuevos datos incriminatorios contra él que refuerzan las acusaciones. Por el contrario, tal como informó ABC, también en agosto De Egea volvió a rechazar la puesta en libertad pedida por la defensa de Villarejo.

Riesgo de reiteración delictiva

«En la actualidad no existe capacidad del investigado (Rafael Redondo) para acceder por sí o a través de terceros a las fuentes de prueba existentes en la causa», razona el magistrado, quien considera que los cargos contra esta persona que eran alegadas por la Fiscalía como prueba del riesgo de reiteración delictiva se deducen de sus actividades anteriores a la detención.

Rafael Redondo, según la investigación, tiene un papel clave en la trama ya que es quien asesora legalmente a Villarejo y actúa como su mano derecha. El jefe de la trama le confiaba todo tipo de gestiones y además estaba al tanto de todos los movimientos que se hacían y asistía a reuniones clave para el funcionamiento de la organización criminal investigada.

En el domicilio de Redondo los investigadores encontraron numerosas pruebas de la operación Tándem, entre ellas las cintas en las que estaba grabada la conversación entre Villarejo y Corinna Larsen en la que se hablaba del Rey emérito y que dio lugar a la apertura de una pieza separada, que fue archivada finalmente hace una semana.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!