El show siempre debe continuar

Por lo visto no había bastante con exponer en la vía pública escenas de sexo explícito a la vista de cualquier menor. Además había que poner del bolsillo de los valencianos 110.000 euros en una muestra que también se posiciona en favor del proceso independentista catalán y contra la actuación de la policía. Para terminar de bordarlo el Consell invita a los colegios a que vayan los niños. En una carta remitida a los centros públicos y concertados de Valencia califica la exposición como actividad escolar dirigida a los alumnos a partir de ocho años. Literalmente se recomienda desde la Consellería de Educación a “conocer la figura del artista y su compromiso social” o a “vincular la creación y el discurso del artista con nuestra realidad”. Vamos con esto último. El compromiso social, Miró lo ha dejado claro con su obra; se muestra contrario a la actuación de la policía y se posiciona en favor del proceso independentista catalán, un ejemplo más que recomendable para los más pequeños para el Gobierno del Botánico.

Por tanto, sepa usted que si su hijo/a va a un colegio público o concertado de Valencia el centro ha recibido la citada carta. Sepa usted que los valores que el Consell quiere potenciar en su hijo/a leída la misma tienen que ver con la falta de respeto hacia la policía (ideal en edad adolescente) o en favor de los políticos que se saltan la ley (muy educativo). Sepa usted que los responsables de la educación y formación de su hijo/a han recibido la “invitación” de sus jefes para que su hijo/a visite una exposición con esteladas, felaciones y contra la policía.

Imagen de la exposición sufragada con fondos públicos – EFE

Por último y para no extenderme les dejo aquí la definición de adoctrinamiento, que según wikipedia resulta ser “el conjunto de medidas y prácticas educativas y de propaganda encaminadas a inculcar determinados valores o formas de pensar en los sujetos a los que van dirigidas”. Al pelo. A esta hora y visto lo visto me siento feliz, mi hijo asiste a un colegio privado, por lo que su directora, Doña Maite, no ha recibido la susodicha carta aunque conociéndola me imagino lo que hubiera hecho con ella

Vicente OrdazVicente Ordaz

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!