El Sergas cifra en un 7% el aumento de médicos de familia desde 2008

A las puertas de una semana importante para la sanidad pública gallega, en la que la Administración sanitaria afronta el reto de reconducir la conflictividad en los centros hacia el trabajo conjunto en los seis grupos temáticos constituidos con el sector para analizar las necesidades de la Atención Primaria, el Gobierno gallego echa mano de las cifras para situar la evolución de las plantillas. En este primer nivel asistencial, expone la Consellería, el número de médicos de familia alcanza en la actualidad 2.566; la cifra más alta en última década, según las tablas facilitadas desde el Sergas, que reflejan un incremento de casi un 7% respecto a los 2.402 profesionales registrados en 2008. El 96%, destaca, tienen contratos estables. El incremento, sostiene la Xunta, se repite en el grupo específico de médicos de familia adscritos a Puntos de Atención Continuada —un personal en huelga desde el pasado octubre y en espera de respuestas a sus demandas sobre clarificación de jornada, el cómputo de sus incapacidades temporales o la recuperación del 100% de los complementos comprometidos por noches y festivos—. En este caso, las tablas difundidas desde el Sergas cuantifican 549 médicos de familia en PAC, un 10,24% más que en el año 2008.

El aumento del número de efectivos se ha traducido así en un descenso del número medio de pacientes asignados a cada médico de cabecera, recortando el cupo promedio en los diez años analizados desde las 1.347 tarjetas por profesional a las 1.275, un dato, recuerda Sanidade, que sitúa a la sanidad pública gallega como la sexta con menor proporción; sin pasar por alto, según ha admitido en distintas ocasiones el conselleiro Jesús Vázquez Almuíña, la mayor complejidad esperable de una población envejecida como la gallega, con mayor presencia de problemas crónicos de salud. Pese a la reducción del cupo medio, los datos facilitados por el Sergas, muestran un 46% de médicos de familia con más de 30 pacientes al día, un porcentaje que supera el 62% en las áreas sanitarias de Pontevedra y Vigo.

Rebajar la tensión

En un escenario marcado por el malestar acumulado de los profesionales, que en las últimas semanas se precipitó con las dimisiones en bloque de una veintena de jefes de servicio de Primaria en Vigo, en protesta por el deterioro de las condiciones del primer nivel asistencial, y afectado por la falta de disponibilidad de profesionales para cubrir una a una las ausencias, la Consellería confía en la capacidad de encontrar soluciones a través del trabajo con el sector. Los grupos, articulados en torno a la redistribución de tareas entre profesionales para liberar tiempo de atención médica, la mejora de la accesibilidad de las consultas hospitalarias o la identificación de inversiones pendientes, comenzarán a reunirse esta semana con la previsión de poder entregar sus primeras conclusiones en febrero.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!