el Rey que renovó la monarquía

Cuando Don Felipe vino al mundo, Espa√Īa era un reino sin Rey. Su bisabuelo, Alfonso XIII, hab√≠a fallecido en el exilio y, desde entonces, su abuelo y su padre trataban de restaurar la Monarqu√≠a. En aquel momento, el futuro de ese ni√Īo rubio y de ojos azules que encandil√≥ a los espa√Īoles era incierto como Heredero de la Corona, pero muerto Franco, su padre fue proclamado Rey y √©l se convirti√≥ a los siete a√Īos en Pr√≠ncipe de Asturias. Don Felipe creci√≥ y madur√≥ a la sombra de la figura arrolladora de Don Juan Carlos, el Rey que hab√≠a tra√≠do la democracia y reconciliado a los espa√Īoles, y mientras crec√≠a se form√≥ para el peculiar oficio de Rey.

El 19 de junio de 2014, a los 46 a√Īos de edad, Don Felipe fue proclamado Rey ante las Cortes, donde anunci√≥ que empezaba ¬ęun tiempo nuevo¬Ľ y defendi√≥ una Espa√Īa ¬ęen la que caben todas las formas de sentirse espa√Īol¬Ľ.
El 19 de junio de 2014, a los 46 a√Īos de edad, Don Felipe fue proclamado Rey ante las Cortes, donde anunci√≥ que empezaba ¬ęun tiempo nuevo¬Ľ y defendi√≥ una Espa√Īa ¬ęen la que caben todas las formas de sentirse espa√Īol¬Ľ.

Pas√≥ por las academias militares, las aulas y los foros internacionales, pero tambi√©n recorri√≥ Espa√Īa y, en sus calles y plazas, aprendi√≥ lo que la gente esperaba de √©l. Contra todo pron√≥stico, cuando asumi√≥ la Corona, la Monarqu√≠a atravesaba uno de los momentos m√°s delicados desde su restauraci√≥n, y Don Felipe se apresur√≥ a aplicar una receta que llevaba mucho tiempo preparando mientras contemplaba el partido desde el banquillo. Lo primero que hizo fue modernizar la instituci√≥n y, en su proclamaci√≥n, habl√≥ de ¬ęuna Monarqu√≠a renovada para un tiempo nuevo¬Ľ. El nuevo Rey se comprometi√≥ a ¬ęvelar por la dignidad de la instituci√≥n, preservar su prestigio y observar una conducta √≠ntegra, honesta y transparente¬Ľ porque ¬ęs√≥lo de esa manera, se har√° acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones¬Ľ.

Poco despu√©s, Espa√Īa entr√≥ en un ciclo en el que los acontecimientos se suced√≠an a un ritmo fren√©tico y pusieron a prueba la inteligencia pol√≠tica del nuevo Rey. Don Felipe estren√≥ art√≠culos de la Constituci√≥n que Don Juan Carlos nunca tuvo que poner en pr√°ctica e incluso lidi√≥ con un vac√≠o legal que escond√≠a la Carta Magna. Ajeno a las presiones pol√≠ticas de los distintos partidos, el Rey defendi√≥ a cal y canto su neutralidad. Al final del bipartidismo le sigui√≥ el bloqueo pol√≠tico, la repetici√≥n de elecciones, la formaci√≥n de gobiernos d√©biles, los primeros atentados terroristas del reinado, el refer√©ndum ilegal separatista en Catalu√Īa, la declaraci√≥n de independencia, el encarcelamiento y la fuga de pol√≠ticos perseguidos por la Justicia, el estreno del art√≠culo 155, la primera moci√≥n de censura que tumb√≥ un gobierno, la irrupci√≥n del ejecutivo m√°s fr√°gil de la democracia y el ingreso en prisi√≥n de su cu√Īado condenado por corrupci√≥n. Si Don Juan Carlos par√≥ un golpe militar en 1981, el 23-F de Don Felipe lleg√≥ el 3 de octubre de 2017. Ese d√≠a afront√≥ el golpe del separatismo catal√°n contra la democracia y sus palabras supusieron un alivio para millones de espa√Īoles que se reconocen en la identidad com√ļn que √©l representa.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!