El «Rey del cachopo» y su «gorila» Giovanni, entre La Falange y Alianza Nacional

César Román y su «gorila« Giovanni se necesitaban mutuamente. El «Rey del cachopo» a su «segurata», por seguridad, para cubrirse las espaldas; mientras que Giovanni a su jefe, por dinero. Se conocieron hace un año. Giovanni (su alias), exmilitar, no tenía trabajo; a César Román le había pegado una paliza. Las coincidencias en sus vidas llegan mucho antes, en su ideología, cuando ambos se movieron y pertenecieron a grupos de extrema derecha. Antes de ser el «Rey del cachopo», el ahora arrestado militó en La Falange; por su parte, Giovanni, concurrió en las listas de Alianza Nacional en un municipio de la sierra de Madrid.

La historia del «Cachopo» en política se remonta a la década de los noventa. Fue entonces cuando se alistó en La Falange. La imagen que allí dejó concuerda con la que tiene en el mundo de la hostelería: un mentiroso. Empezó, como no podría ser de otra forma, infiltrándose en Comisiones Obreras para convencer a los sindicalistas de las líneas ideológicas falangistas, tal y como desveló en su momento la revista Interviú. También lo hizo en los institutos, donde se presentaba como dirigente estudiantil, para convencer a adolescentes entre los que se camuflaba gracias a su estatura.

Como espía, no consiguió el éxito deseado. Salió por la puerta de atrás, las Juventudes de La Falange lo acusaron de robar de la hucha en los actos y manifestaciones del partido. Así que moderó su ideología y se afilió al Centro Democrático y Social declarándose admirador de Adolfo Suárez.

Tras no conseguir tampoco medrar en el partido, se fue al movimiento xenófobo de Plataforma per Catalunya para ser el representante en Madrid. Y lo consiguió: abrió una sede en Coslada. Pero un día, antes de convertirse en empresario y de ser sospechoso por el asesinato de su exnovia, desapareció.

Giovanni, de ahora unos 50 años, fue paracaidista en el Ejército y trabajó también en una prisión militar. Conoció al «Rey del cachopo» hace algo más de un año, después de que el portero de su restaurante de Embajadores dejase el trabajo. Él le puso en contacto con el empresario. Pronto entró a trabajar en A Cañada Delic Experience de la calle de Alonso del Barco y, también, como chófer personal del «Cachopo». En 2011, seis años antes de cruzarse en el camino de César Román, Giovanni fue candidato de Alianza Nacional en un municipio de la sierra de Madrid. Fue en las listas municipales en un lugar de relleno. El partido de ultraderecha fundado a principios del siglo XIX se presentó ese añó a la alcaldía en varias localidades de la sierra madrileña.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!