El Rey defiende el papel de los empresarios como generadores de bienestar

Su Majestad el Rey ha presidido esta tarde en Barcelona la entrega del Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial al empresario Mariano Puig Planas, que entregan de manera conjunta el Círculo de Empresarios, el Círculo de Economía y el Círculo de Empresarios Vascos. Mariano Puig, junto a su hermano recientemene fallecido Antonio, fue el responsable de la expansión e internacionalización de una firma que ahora es una multinacional del perfume y la moda.

Durante la entrega del galardón, esta tarde en la sede barcelonesa de la escuela de negocios IESE, Don Felipe ha señalado que una de las razones que justifican la entrega del premio es “la necesidad de que los ciudadanos conozcan y valoren la actividad del empresario, una de las más difíciles y complejas en cualquier sociedad moderna, pero que es esencial para que la economía funcione y para que el bienestar en sus diferentes formas pueda llegar al conjunto de la población”. En definitiva, ha insistido el Rey, está “el convencimiento del papel central e insustituible de la figura del empresario en la generación de riqueza y bienestar para el conjunto de la sociedad”.

Junto a las consideraciones sobre el papel de los empresarios, Don Felipe ha destacado que la razón de ser por la que nacieron estos premios fue también la de poner en valor su “vocación vertebradora” de nuestro país, premiándose en sus distintas ediciones “empresarios de diferentes territorios que han sabido fortalecer nuestro entramado productivo interno favoreciendo al conjunto de nuestros ciudadanos”, así como porque han sabido llevar “con brillantez el nombre de España y de nuestra industria” por todo el mundo. Enrique Sendagorta, José Ferrer y José Antolín han sido los premiados que precedieron a Mariano Puig en anteriores ediciones.

En paralelo, y como forma de glosar la personalidad del premiado este año, el Rey, en catalán, ha señalado que Mariano Puig “es tambien un ejemplo, un paradigma, de lo que en el conjunto de España se ha ido identificando y apreciando como valores de la catalanidad”. En concreto, ha apuntado Don Felipe, “la prudencia y la moderación”, así como “la vocación industrial y el respeto a la tradición familiar”. También, ha añadido, “la apertura al mundo y al profreso, el ideal de la excelencia en la empresa, el civismo responsable y solidario, y el fomento de la educación a través del humanismo, la cultura y la ciencia”.

Don Felipe ha descatado de la misma forma que todo estos valores, en el caso de Mariano Puig, deben unirse “al sentimiento de orgullo y amor por pertenencia a una tierra con una cultura, una llengua, unas tradiciones y una manera de ser tan propias como las de Cataluña”.

Al acto de entrega de premios ha asistido una nutrida representación de la política y de la empresa en Cataluña. En representación del Gobierno ha estado la vicepresidenta Carmen Calvo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!