El Registro Civil de Jujuy dio marcha atrás e inscribió a una niña como hija de dos madres

Gisela Toconas y Gisela Tarifa ya pudieron anotar a la niña como hija de las dos

LA PLATA.- Después de haberse negado a hacerlo, el Registro del Estado Civil de Jujuy tuvo que dar marcha atrás: rectificar una partida de nacimiento e inscribir a una niña como hija de dos mujeres tras la intervención de las Defensoría del Pueblo de la Nación y la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales.

No son las primeras en intentar inscribir a su niña como hija de dos personas del mismo sexo. En el país ya hay muchas comaternidades inscriptas. Sin embargo, el caso se conoció a partir de la intervención de la Defensoría del Pueblo, por la negativa del Registro Civil.

Un día de octubre de 2018, las dos madres llamaron a la Defensoría LGBT, programa que nace a través de un convenio de cooperación entre la Federación LGBT y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

En ese momento contaron que el Registro Civil de Jujuy no les estaba permitiendo inscribir la comaternidad, es decir que su hija apareciera en los papeles como hija de las dos.

El argumento del registro era que no se estaban cumpliendo con los recaudos del Código Civil en relación al consentimiento previo libre e informado que se suscribe cuando se accede a las técnicas de reproducción humana asistida.

“A nuestro entender no estaban haciendo una interpretación correcta del código. Lo primero que hicimos fue llamar a la directora de legales que había firmado ese dictamen para ver si podíamos entablar un diálogo. No pudimos acordar”, explicó a LA NACION Flavia Massenzio, secretaria de Asuntos Jurídicos de la FLGBT y la coordinadora de la Defensoría LGBT de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

Por eso, decidieron ir en persona a hacer una presentación a la capital de la provincia de Jujuy y también encontrarse con las dos mujeres que estaban reclamando la inscripción de la comaternidad.

Se abrió una actuación en la Defensoría del Pueblo de la Nación y en la presentación explicaban cómo se debía interpretar el Código Civil: “El problema que tenían era que el consentimiento que habían firmado en la clínica tenía una fecha, es la fecha en que vos accedes a esa técnica. Era noviembre de 2017. Firmás ese consentimiento para acceder a la técnica de reproducción humana asistida. Si da resultado a ese consentimiento lo protocolizás. Pero esa protocolización es posterior. Porque vos podés acceder a muchos tratamientos para quedar embarazada. En general no salís del tratamiento y vas a protocolizarlo porque puede que no salga la primera vez y el precio de hacer esa protocolización es el precio de una escritura pública: unos 5 mil pesos”, explicó Massenzio.

Desde el Registro Civil de Jujuy decían que el consentimiento tendría que haber sido protocolizado mucho antes y previo al acceso a la técnica. Lo cierto es que el consentimiento se firmó antes pero se protocolizó después.

En diciembre, el Registro envió una nota a la Federación LGBT en la que se leía: “Luego de haber recabado información necesaria para acreditar el consentimiento se tiene en cuenta lo informado y se procede a inscribir la comaternidad”.

En todo este proceso, la pareja también hizo la denuncia ante el INADI. “Quien más llamó e insistió fue la Federación [LBGT] pero el Registro Civil se comunicó con el INADI para avisarnos. Hasta ahí sentimos discirminación”, dijo a LA NACION Patricia Toconás, una de las madres.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!