El reencuentro de una madre con dos hijos robados

Ten├şa doce a├▒os cuando fue violada por su padre. Fue en los Ochenta y con casi catorce a├▒os cuando su progenitor la mand├│ embarazada a un centro de menores de Cantabria. Antes de llegar a los 18 a├▒os Dolores G├│mez, que ahora vive en Canarias, era madre de dos ni├▒os en paradero desconocido. Los dos producto de repetidas violaciones de su padre.

En junio de 1982 naci├│ su hija. En la Semana Santa de 1983 su padre volvi├│ al centro, y la sac├│ sin permiso. La encerr├│ en un hostal. Volvi├│ a violarla. Un mes despu├ęs estaba embarazada. Nadie le pregunt├│ c├│mo. ┬ź├ëramos putas, all├ş nadie nos dec├şa nada ni siquiera c├│mo cuidar a tu hijo. ├ëramos ni├▒as que ten├şamos ni├▒os┬╗.

Naci├│ un ni├▒o, su segundo hijo, en diciembre de 1983. Cuando le quedaba un mes para ser mayor de edad, los dos ni├▒os desaparecieron. Era agosto de 1984: la ni├▒a con dos a├▒os y el ni├▒o de ocho meses.

Movida por el inter├ęs en recuperar su vida, se puso a investigar y dio con una web, Madres Olvidadas, donde expuso su caso. En 2011 una chica, que recordaba las canciones que su madre le cantaba mientras la amamantaba en Nuestra Se├▒ora de la Almudena, en Pe├▒agrande, le mand├│ un mensaje: debemos hablar. Lo ha contado este 2018 tras madurarlo con sus hijos. Ella est├í casada y hace su vida en Fuerteventura.

Inventarse una vida paralela

Tras salir del centro de menores donde fue ┬źentregada┬╗ por su padre, se invent├│ una realidad para aislarse. Ha tardado m├ís de dos d├ęcadas en contar la historia porque, primero, ha debido encontrar a sus hijos y, despu├ęs, llegar al convencimiento de contar su historia. Agradece a la periodista Consuelo Garc├şa de Cid la energ├şa moral para dar el paso y reconstruir su vida.

Dolores G├│mez ha sufrido mucho en la vida hasta el punto de estar percibiendo actualmente una paga por el da├▒o ps├şquico y emocional que ha sufrido. ┬źEran otros tiempos, mucho tab├║, y no se pod├şan hablar de estas cosas┬╗, afirma G├│mez que, tras desvelar su caso en ┬źDiario de Fuerteventura┬╗, pide a todas las mujeres que se encuentran igual que den un paso adelante. Que lo cuenten. Que se lancen porque hay redes de apoyo.

┬źEs muy duro pero por salud mental, por quitarse ese lastre, hay que contarlo┬╗

Afirma que perdi├│ los ni├▒os porque la Administraci├│n forz├│ el robo. Asegura que, por fortuna, sus hijos fueron a parar en familias que le han dado a sus hijos una extraordinaria formaci├│n. En la diputaci├│n de Cantabria le dijeron que: en menos de quince minutos me dijeron que si no entregaba a los ni├▒os estar├şan desprotegidos en la calle.

┬źDesde el momento en el que dejo los ni├▒os me creo una vida paralela┬╗, afirma G├│mez. ┬źA ra├şz de encontrar a mis hijos, lo hemos decidido contar┬╗, afirma. De aquella ├ępoca recuerda que ┬źme llevan a la diputaci├│n de Cantabria y en 15 minutos tuve que decidir: si dejaba a los ni├▒os en la calle conmigo o encontraban amparo oficial┬╗.

Ubic├│ estos acontecimientos en Pe├▒agrande, Cantabria. Un centro de menores y un periodo de democracia en Espa├▒a. Entrados en los a├▒os Ochenta, afirma, ┬źse les quitaban los ni├▒os a las madres, les dec├şan que el beb├ę hab├şa muerto y hab├şa ni├▒as de doce a├▒os, de once a├▒os┬╗, recuerda.

Descontrol

A su juicio, el descontrol era de tal calibre que un Jueves Santo se present├│ su padre, que fue quien provoc├│ su llegada a ese centro al violarla y no tener donde vivir, y se la llev├│. ┬źEn Semana Santa me sac├│ del centro de forma totalmente irregular, sin ninguna autorizaci├│n, el tribunal de menores nunca se enter├│, y al mes siguiente estaba embarazada otra vez, nadie me pregunt├│┬╗.

De ese segundo periodo, agrega que ┬źtodas las salidas deb├şan ser aprobadas por el tribunal tutelar de menores┬╗ y nadie hizo nada para defender que pudiera tener la custodia de sus hijos. ┬źEntr├ę en 1982 y sal├ş en 1984 con plena democracia┬╗, afirma Dolores G├│mez.

Reencuentro

De todo aquel periodo en el que ha vivido desolada ┬źha pasado dos d├ęcadas y cuatro a├▒os┬╗ y, quiz├ís un sexto sentido de ser madre le indicaba que ┬źyo estaba segura que iba a encontrarlos. O ellos dar├şan conmigo┬╗. As├ş ha sido. Obviamente, en estos 24 a├▒os ella ha estado preocupada aunque no lo dijera a nadie. ┬źNo sab├şa la situaci├│n en la que se encontraban┬╗, subraya.

┬źHan tenido una educaci├│n maravillosa. Soy abuela de dos nietos que son dos encantos┬╗

Sin entrar en aspectos sobre c├│mo se estableci├│ el encuentro, ┬źhablamos y ellos mismos fueron los que me apoyaron, me dijeron adelante mam├í┬╗. Este encuentro fue ┬źmeses atr├ís┬╗.

Agradece que la familia que acogi├│ a sus hijos ┬źhan tenido una educaci├│n maravillosa┬╗ y que ┬źantes que lo cuente nadie, lo cuento yo┬╗. Para el futuro, adem├ís de aprovechar el tiempo con sus hijos, tiene otras ocupaciones: ┬źSoy abuela de dos nietos que son dos encantos┬╗.

Experiencia atroz

Sobre qu├ę ocurre en Espa├▒a con las madres que no cuentan con protecci├│n, Dolores G├│mez afirma que ┬źAsuntos Sociales sigue haciendo lo mismo┬╗ porque le quitan los ni├▒os a las madres bajo el argumento de darles cobertura y le pagan a las familias receptoras.

┬źLos est├ín quitando de las manos y con esto de la protecci├│n superior de la madre, no puede ser. Se pagan a familias, por acoger ni├▒os, en lugar de ayudar a las madres┬╗. A su juicio, ┬źno ha cambiado nada┬╗.

Demand├│ valent├şa a las mujeres que se encuentran en su misma situaci├│n. ┬źLo que y quiero es que todas las que han pasado por algo semejante, lo cuenten, que hay un grupo de mujeres que est├ín dispuestas a apoyarlas┬╗, afirma. ┬źEs muy duro pero por salud mental, por quitarse ese lastre, hay que decirlo, que hoy en d├şa todo el mundo sabe todo┬╗.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!