El recuerdo de Rita

Se cumple en estos d√≠as un triste aniversario que, por reciente, es a√ļn m√°s intenso. Si es verdad que el tiempo mitiga dolores, no es menos cierto que en el adi√≥s de Rita Barber√° se unen desconcierto y desaz√≥n para la familia, los amigos y para los muchos valencianos que encontramos en ella una causa, una voz firme en la defensa de todos nosotros y una revoluci√≥n para la ciudad que m√°s amamos. En esta sociedad de vertiginosos titulares y velocidades sin medida, el fallecimiento de Rita a muchos se les puede antojar una cuesti√≥n antigua, ya pasada; pero lo cierto es que solo han pasado dos a√Īos de ausencia y despedida, que nunca de olvido. Aunque sea cierto que el tiempo siempre calma.

Rita, la que no necesitaba ni apellido para ser reconocida, se convirtió en un icono de la ciudad porque mezcló con habilidad política su pasión desmedida por una Valencia que adoraba y una fuerza imbatible que conquistaba a una inmensa mayoría y desconcertaba a otros. Pudo haber errores, como cualquiera y como en cualquier sitio. Lo contrario no sería humano. Pero es innegable que bajo su batuta esta ciudad fue lo que aspirábamos a ser y todos nos habían negado hasta su llegada.

De ella se han escrito, se han dicho y se sacudir√°n mil cosas porque solo el tiempo le devolver√° la raz√≥n de ser y el honor de haber capitaneado durante a√Īos esta ciudad. Lo dec√≠amos antes: solo el tiempo mitiga dolores. Y lamentablemente, solo el tiempo da y quita razones‚Ķ Y toca esperar.

Pero en este tiempo de espera, toca tambi√©n asistir a momentos que a uno le remueven por dentro. Hace una semana, le√≠a c√≥mo un concierto se publicitaba con la imagen que denigraba a la Alcaldesa coincidiendo con el aniversario de su fallecimiento. Obviamente, mi primera reacci√≥n fue la rabia. Luego, el dolor y el enfado. Y, al rato, cuando me decid√≠ a colgar en redes un comentario, solo me acompa√Īaron la lealtad y la necesidad de ser justo. Porque cuando una persona no tiene opci√≥n de defenderse, alguien debe de hacerlo por ella. Y por eso decid√≠ escribir estas l√≠neas que hoy escribo.

Lamento, y mucho, que en esta sociedad desprestigiar a alguien que sencillamente no est√° nos sirva para promocionar nada. Calculo que quienes lo hacen se sienten absolutamente transgresores, cuando no tienen mayor categor√≠a que la de gamberros de patio de colegio. Y se sienten orgullosos de ‚Äúla que han liado‚ÄĚ con acciones que solo me inspiran arrogancia, cobard√≠a, mediocridad y falta de humanidad. S√≠, de humanidad. ¬ŅQu√© clase de persona es capaz de acometer tales vilezas? Pues evidentemente aquel tipo de persona que se forma con una educaci√≥n en casa donde se les dice que todo vale o en ausencia de educaci√≥n‚Ķ Pero todo, siempre, no vale. Y ante eso no debemos de callar. Porque aunque cueste mucho, algunos seguimos defendiendo la decencia, el honor, el respeto y la dignidad: valores que llevan por bandera mordida entre dientes y que, por nobleza propia, no les acompa√Īar√°n nunca.

Imagen de Rita Barber√° tomada durante una entrevista con ABC en 2007 – ROBER SOLSONA

Lo terrible es que al adi√≥s de la Alcaldesa no podemos acostumbrarnos: quienes sentimos su p√©rdida porque extra√Īamos a la persona que se fue y quienes la vapulearon hasta despu√©s de muerta, porque contra Rita todo les val√≠a y ahora se han quedado hu√©rfanos de odio.

Y es que hay algo que sobresale en todo esto y que solo fui capaz de ver cuando me sacudió con vehemencia la noticia de la que les hablaba: que tampoco debemos de renunciar al recuerdo y acostumbrarnos a que nuestra memoria de ella se diluya. En justicia corresponde a todos reivindicar su legado, del que sí que disfrutamos los valencianos. Y si esto no les vale a quienes siguen prefiriendo el ruido, entonces no les pediré que reivindiquen la Valencia que alcanzó luz, pero sí que le dejen descansar aunque solo sea por una cuestión de humanidad.

*Jaime López Bronchud es vicesecretario de Comunicación del Partido Popular de la Comunitat Valenciana

Jaime López Bronchud*Jaime López Bronchud*

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!