El Real Madrid, molesto por jugar al escondite en Barcelona

Madrid/Barcelona Guardar

Hab√≠a preocupaci√≥n en el Real Madrid por la inactividad de las autoridades catalanas ante el cl√°sico del 18 de diciembre en el Camp Nou. Haste hace unos d√≠as, horas en realidad, no se hab√≠an empezado a concretar las medidas de seguridad del encuentro y especialmente de protecci√≥n al equipo de la capital de Espa√Īa, movimientos que deben cubrir a la expedici√≥n visitante en los trayectos desde el aeropuerto, la estancia en Barcelona y el traslado al estadio de un club que no ha hecho nada y que es la v√≠ctima propiciatoria de unos intereses pol√≠ticos que apoyan los propios poderes de Catalu√Īa. Por fin se han iniciado esas reuniones para perge√Īar el plan m√°s amplio de la historia de Espa√Īa, con cinco mil miembros de las fuerzas del orden dedicados a evitar cualquier incidente. Los Mossos, la Polic√≠a Nacional y el Real Madrid han trazado un enorme dispositivo de seguridad. El proyecto est√° avanzado, a falta de a√Īadir apoyos precisos. La preparaci√≥n continuar√° en los pr√≥ximos d√≠as y ser√° el 17 de diciembre, la jornada previa al encuentro, cuando el proyecto quedar√° cerrado para ser ejecutado desde esa noche.

El plan acomete todas las situaciones posibles en esas once horas de permanencia de la expedici√≥n blanca en la ciudad Condal, que ser√°n intensas dentro y fuera del campo. La primera medida es el consejo de las fuerzas de seguridad al Real Madrid para que no traiga su autob√ļs identificativo, el que le lleva desde los aeropuertos a los estadios, con el fin de evitar altercados extraordinarios. Ese autob√ļs deber√≠a viajar el d√≠a antes y se desea evitar cualquier incidente en su traslado o en su aparcamiento en el hotel Sof√≠a, otrora denominado Reina Sof√≠a, situado en la Diagonal, a pocos metros de la entrada al Camp Nou.

Molestos con el anonimato

Al Real Madrid le molesta especialmente ir de inc√≥gnito, sin su autob√ļs oficial, como si fuera un delincuente, cuando los delincuentes son y ser√°n otros, los que provocan incidentes o los apoyan. La Polic√≠a aconseja que vaya en un autob√ļs sin identificar, desde el aeropuerto al hotel y posteriormente desde el hotel al estadio. Incluso se tiene previsto que salgan dos buses an√≥nimos desde el hotel, camino del campo, para que no se identifique al Real Madrid.

La expedici√≥n madridista volar√° el d√≠a 18 desde Barajas a las once y media de la ma√Īana y llegar√° al aeropuerto de El Prat al mediod√≠a. El autob√ļs recoger√° al conjunto blanco y estar√° en el hotel Sof√≠a a las doce y media. Habr√° un gran dispositivo de seguridad en ese trayecto hacia el lugar donde se asentar√° el Real Madrid y se tendr√°n previstas rutas alternativas para evitar posibles altercados o manifestaciones. Lo importante es la seguridad en la entrada al hotel, que deber√° ser r√°pida, sin parones del veh√≠culo.

Que no venga con su autob√ļs oficial: al Real Madrid le desagrada tener que ir en un veh√≠culo an√≥nimo y tener que ir corriendo al hotel y al estadio

El Real Madrid comer√° a la una de la tarde. Tendr√° la √ļltima charla t√©cnica a las cinco. Y despu√©s comenzar√° el segundo punto fuerte del dispositivo de seguridad, que ser√° el trayecto del equipo madrile√Īo desde el hotel al Camp Nou, situado a unos centenares de metros. Saldr√° hacia el estadio a las seis y cuarto de la tarde.

Se analiza la partida de varios autobuses desde su residencia. El Real Madrid lo decidirá de acuerdo con las fuerzas de seguridad, pero piensa que eso no es lo más importante, porque al salir del hotel hacia el campo, si arrancan dos autobuses, los hipotéticos manifestantes que quieran boicotear el trayecto, cortarlo o lanzar cosas, saben que será uno de esos vehículos e intentarán actuar contra ambos.

No gusta realizar los trayectos de incógnito

Las fuerzas del orden desalojar√°n la Avenida de Juan XXIII, que ser√° la ruta del autob√ļs hacia la entrada al Camp Nou, impidiendo el acceso de veh√≠culos y peatones hasta que la expedici√≥n hay entrada en el estadio. Tardar√° medio minuto en cubrir este trayecto de unos centenares de metros.

Al Real Madrid no le agrada esta realidad. No tiene que esconderse de nadie y desear√≠a acudir con su autob√ļs fetiche, el de los triunfos inolvidables, el que viaj√≥ a Lisboa, Mil√°n y Cardiff. Es lo que les gusta a los futbolistas. Y les disgusta a√ļn m√°s tener que ir corriendo a todos lados, como si se fugaran de alg√ļn sitio, de inc√≥gnito. El cuerpo t√©cnico y la plantilla no le tienen miedo a nada y es un orgullo ir con su autob√ļs de siempre. Ser√° un d√≠a desagradable por esa situaci√≥n de oscuridad e interinidad. El club blanco solo viene a jugar un partido de f√ļtbol y quienes har√°n pol√≠tica a su costa son otros, empezando por quienes est√°n en el poder en Catalu√Īa, que ser√°n los m√°ximos responsables de cualquier cosa que suceda.

Le desagrada evitar la terminal del aeropuerto de El Prat. Al club no le gusta no atender a sus seguidores; se le aconseja ir directo del autob√ļs a la pista de despegue

Acabado el partido y las ruedas de prensa, a las once y media de la noche, el autob√ļs del equipo viajar√° al aeropuerto barcelon√©s con varias rutas alternativas. Habr√° un cord√≥n de seguridad para que haya una salida r√°pida y protecci√≥n por el camino con coches policiales.

La salida del autocar madridista se realizará hasta la Ronda de Dalt a través de la Diagonal, un trayecto de kilómetro y medio, y a partir de ahí todo el camino es similar al de una autovía. Las entradas a esa ronda serán cortadas por unos minutos.

Cuando la expedición llegue al aeropuerto barcelonés, el bus se introducirá en la pista de despegue para que el equipo suba directamente al avión, sin pasar por la terminal, con el fin de evitar a posibles manifestantes.

El Real Madrid lamenta no tener revisto entrar a pie por la terminal para corresponder a los cientos de madridistas que siempre le esperan y le reciben en El Prat. Es otro capítulo que no le agrada. Le gustaría cambiar ese plan al final. Se siente conejo de Indias de una situación política inducida desde arriba.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!