El Rafi triunfa en la Feria de Julio de Valencia

Una excelente novillada de Zacarías Moreno, así como una más que esperanzadora actuación de los tres novilleros anunciados, deparó este primer festejo de la feria de Julio.

El Rafi, debutante en la plaza de Valencia, consiguió abrir la Puerta Grande en tarde tan importante, después de dos labores totalmente distintas. Si su primer novillo se distinguió por su clase y nobleza, su segundo se lo puso más complicado por su bravura y por la entereza con la que llegó al último tercio.

Con su primero se mostró muy variado y fácil con el capote. Banderilleó con facilidad a sus dos ejemplares, aunque siempre le cayeron los palos muy delanteros.

Con la muleta, a ese primero le instrumentó de buenas a primeras una excelente serie con las dos rodillas en el suelo, para a continuación con la misma mano volver a brillar llevando largo y templado al novillo. Decayó un poco la faena para volver a subir de tono cuando cogió la mano izquierda y en las luquecinas finales. Mató de una buena estocada en la suerte de recibir.

También mató de la misma manera al cuarto, un novillo con mucho más picante y que llegó poco picado a la muleta. El inicio de faena por alto, quizás fuera el menos aconsejable pero ahí, el Rafi sacó a relucir su valor sobreponiéndose a la bravura desbordante y a las ráfagas de viento. Sacó al novillo a los medios y ahí se puso a tirar de él llevándolo muy largo y por bajo. Excelente impresión la de este francés que brilló el día de su presentación.

La decisión y el amor propio de Borja Collado, que resultó cogido de feas maneras por el quinto, saliendo de la enfermería después de unos segundos, fueron fundamentales para la concesión de una oreja que paseo tras finiquitarlo de un espadazo. La cogida se produjo al torear con la mano derecha, quizás por no darle la importancia que en esos momentos demandaba su oponente.

A su primero, al que recibió con una larga a portagayola a la que prosiguieron un puñado de buenas verónicas, lo toreó con relajo pese a que el novillo muy mal lidiado llegó con muy buen son. Sin embargo, con este se eternizó con los aceros perdiendo la ocasión de salir a hombros.

Una oreja se llevó también de su primero, el debutante Miguel Polope de su primer oponente. Un novillo exigente con el que el valenciano demostró su bisoñez a la par que unas buenas maneras. Se acopló mejor con el cuando decidió bajarle la mano y mandar en sus embestidas. Con el sexto, de tanta calidad como escasez de fuerzas, Polope se gustó al torear con la mano izquierda en una labor de altibajos. La estocada se le fue baja y perdió otro posible trofeo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!