«El que llama al odio es enemigo de España»

Adolfo Suárez Illana defendió ayer en el CEU, ante un auditorio de estudiantes y militantes del PPde Madrid, el legado de la transicíon y la figura del Rey. «Monárquico por pragmatismo», alertó contra «los que llaman al odio, que son enemigos de España». Advirtió que este país «se ha aburguesado, nos hemos acomodado; vivimos de un esfuerzo brutal que hicieron nuestros padres y abuelos, y a nosotros nos cuesta hacerlo. Pero si no lo hacemos, nuestros hijos recibirán un país peor del que hemos recibido nosotros».

Suárez Illana, cuyo nombre aparece en las «quinielas» de posibles candidatos populares al Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid, habló sobre la transición en el segundo encuentro de «España sin filtros», el foro de debate abierto por el PP de Madrid. El hijo del expresidente defendió «esta Constitución imperfecta», que ha proporcionado al país los «40 únicos años de democracia, paz y prosperidad compartida en los últimos 500».

Recordó que en política están «quienes nosotros elegimos», y por eso llamó a «ser exigentes» porque la clase política «es el zumo de su propia sociedad». E insistió en su reflexión: «El Carrillo del 36 era un asesino y el del 78 se lo jugó todo para legitimar la transición desde la izquierda», recodó, para añadir: «Si hoy disfrutamos de la democracia en parte se le debe a Carrillo y en parte a Franco».

El político se mostró contrario al revisionismo histórico que algunos sectores pretenden, y se dijo «muy poco interesado por el 20-N». Entiende que España «está en un momento crítico de su historia» por ese revisionismo. En ese momento, recordó Venezuela, donde vivió una época, y que «hace 70 años era uno de los países más ricos de la tierra, una democracia consolidada, y se ha venido abajo». Hizo esta llamada de atención para, recordando a su padre, decir que «nada está definitivamente perdido ni definitivamente ganado».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!