El PSOE implica a Casado en un caso archivado de «información privilegiada» a una empresa por haberla visitado en campaña

El Partido Socialista de Castilla y León ha querido este lunes implicar de alguna manera al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en un caso de una supuesta «información privilegida» a una empresa que el órgano de inspección correspondiente archivó ya hace meses. Los procuradores socialistas Pedro González y José Francisco Martín no han dudado en mezclar al político abulense en este asunto porque «es una empresa muy querida por él» al haberla «visitado en campañas electorales». Según aseguran, ahora llevarán este caso a la Fiscalía por si hubiera «indicios de prevaricación» pese a que el órgano responsable concluyó que no había habido ninguna irregularidad. Ambos líderes explicaron que habían obtenido información oficial por la cual la empresa Padecasa Obras y Servicios en unión con Vías y Construcciones habría optado a un concurso para la construcción de un bloque en el Parque de Proveedores de Valladolid. Durante el proceso, y según los socialistas, «alguien» habría filtrado un pliego de contratación para beneficiar a una empresa «objeto en los últimos años de varias adjudicaciones del Gobierno regional y otras instituciones gobernadas por los ‘populares’». Se da la circunstancia, reconocida por Martín, de que esa supuesta filtración no correspondía con los pliegos que finalmente se presentaron, algo a lo que achacó «a que hay familias del PP enfrentadas y en esta ocasión unas no querían que se llevara esa adjudicación».

Según la documentación recabada por el Grupo Socialista, la Mesa de Contratación consideró que «existen indicios suficientes para entender vulnerados por uno de los licitadores los principios de igualdad de trato y transparencia, al haber accedido a documentación, concretamente el Pliego de claúsulas administrativas particulares, con carácter previo a su publicación, situándose por ello en situación de ventaja respecto a los demás licitadores». Ante esta situación, se planteó suspender la adjudicación, pero finalmente optó por remitir sus dudas a la Inespección, que archivó el caso en pocos días.

En la propia documentación remitida por los socialistas, se incluye una explicación dada por la empresa, que considera que se basó en unos pliegos publicados en la plataforma Duero -aspecto confirmado por la propia Mesa- para adjudicaciones similares y por este motivo lo presentó con unas «clasificaciones» diferentes a las que finalmente se aprobaron unos días después.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!