El PSOE enfría nuevos contactos y se parapeta en la ronda de consultas con el Rey

El PSOE no tiene prisa. La sensación de que Pedro Sánchez no tiene ningún problema en ir a una nueva cita con las urnas es creciente. El portazo a cualquier forma de coalición con Unidas Podemos es la muestra más evidente. Ayer, los socialistas enfriaron la posibilidad de que estos contactos puedan desarrollarse la próxima semana. Lo que supondría un nuevo retraso en unas conversaciones con los grupos políticos que inicialmente se iban a producir la semana del 19 de agosto.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, confirmó ayer que no existe ninguna reunión en agenda de cara a los próximos días: «El presidente se reunirá si ha lugar con un programa fortalecido, mejorado, ampliado con el resto de grupos por si ha lugar… pero el presidente no tiene ahora mismo ningún encargo».

La apelación a la condición de no candidato de Sánchez no es menor, y es que se interpreta en el PSOE que es clave el papel del Rey celebrando una ronda de consultas antes de que existan mimbres de acuerdo entre las fuerzas políticas. Por si quedaba alguna duda, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, apuntó en esa dirección durante su visita a Moscú: «Ahora mismo estamos pendientes de una ronda de consultas que haga el jefe del Estado, que es quien tiene que proponer a un candidato». Según sus palabras, «hasta que no haga la ronda no se sabrá si ése papel lo puede asumir el Partido Socialista». «Cuando hable -el Rey- con los partidos políticos y recoja la posición de estos se verá si hay condiciones para plantear de nuevo a un candidato. Ya lo hizo y no salió y si no lo ve ahora no lo hará. Hace falta un encargo para ir a una nueva investidura», aclaró Ábalos sugiriendo que todo dependerá de lo que Don Felipe determine.

Si el PSOE pretende que el Rey celebre esa ronda sin tener garantizados los apoyos el resultado más probable es que el monarca no pueda designar un candidato a la investidura. Eso es exactamente lo que sucedió a finales de abril de 2016, cuando tras una primera investidura fallida de Pedro Sánchez siguió constatándose que no había ningún candidato con números suficientes.

Las «excusas» del PSOE para no sentarse a negociar un Gobierno de coalición, dicen desde Unidas Podemos, «empiezan a no ser entendidas por nadie». La portavoz de Podemos, Noelia Vera, reprochó ayer el bloqueo del PSOE y replicó con ironía a los dirigentes socialistas. «Al final va a tener la culpa hasta el propio Rey de que no haya un Gobierno progresista», espetó la portavoz morada en declaraciones a La Sexta, recogidas por Europa press. Según argumentó Vera, «no tiene sentido lo que dijo la vicepresidenta» porque si Sánchez pretende ser investido es el PSOE quien tiene que «llamar» a los grupos políticos y sentarse a negociar con ellos. El malestar en Unidas Podemos con los socialistas sigue aumentando después de que éstos retrasaran las reuniones para negociar un acuerdo de Gobierno hasta septiembre. «La gente ya no entiende lo que está pasando», añadió Vera, que insiste en que «se está perdiendo el tiempo».

Durante una entrevista con ABC publicada este lunes, la portavoz adjunta de Unidas Podemos e integrante del equipo negociador, Yolanda Díaz, aseguró que «Sánchez está socavando la propia jefatura del Estado» al dilatar los tiempos de manera intencionada. «Si no quiere trabajar la investidura quizá debería transmitirle al jefe del Estado que carece de apoyos para que se cumpla el artículo 99 de la Constitución», aseguró Díaz, que sugiere que el PSOE está buscando las segundas elecciones.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!