El ¬ęproc√©s¬Ľ no altera el trazado de la Vuelta a Espa√Īa

Alicante recibe a la caravana ciclista con ba√Īistas en la playa del Postiguet, un sol risue√Īo y confortable en lo alto del castillo de Santa B√°rbara que ameniza las terrazas de la costa, gente disfrutando del ¬ęcaloret¬Ľ y la paella. La presentaci√≥n de la Vuelta a Espa√Īa 2019, itinerante como acostumbra, desplaza a la comunidad ciclista hasta las Salinas de Torrevieja, donde empezar√° una edici√≥n que, como es norma de la casa, plantea monta√Īas por doquier, nuevos parajes desconocidos para el gran p√ļblico (el puerto de la Cubilla en Asturias, la Plataforma de Gredos en √Āvila) y poco espacio para los contrarrelojistas (36 kil√≥metros en Pau y 18 por equipos). Y, tambi√©n como es usual, la Vuelta visita Catalu√Īa. En plena actividad de amenaza separatista y de conflicto pol√≠tico, la ronda ciclista acudir√° a Valls e Igualada en una funci√≥n de normalidad. Como el a√Īo pasado en L√©rida, como antes en otros muchas poblaciones de la Comunidad. Como siempre.

Las horas previas al Consejo de Ministros de ma√Īana en Barcelona hablan de disturbios, problemas y algaradas. La tensi√≥n que ha generado la v√≠a separatista en t√©rminos pol√≠ticos no se traslada al deporte. La c√ļpula de la Vuelta, representada en su director general Javier Guill√©n, negoci√≥ hace tiempo con los responsables pol√≠ticos de las localidades de Valls e Igualada, ambas gobernadas por alcaldes del PDCat.

Etapas simbólicas

Guill√©n suele decir que la Vuelta acude donde la reclaman. Los ayuntamientos, diputaciones y dem√°s organismos oficiales se interesan por ser parte del recorrido y la ronda pasa o no por ese lugar en funci√≥n de sus necesidades econ√≥micas y deportivas. Una carrera sin etapas atractivas, sin p√ļblico, sin gestas deportivas no atrae a los patrocinadores, el sustento de este deporte. Y Guill√©n acudi√≥ a Valls e Igualada, principio y final de la octava etapa de 168 kil√≥metros, con las tarifas habituales. Algo m√°s de 100.000 euros por albergar la meta y una cifra que ronda los 50.000 euros por la salida de la jornada.

Valls tiene un valor simb√≥lico para la organizaci√≥n de la carrera. Era la patria de Xavier Tondo, ciclista catal√°n que corr√≠a en el Movistar y que falleci√≥ en 2011 a consecuencia de un fatal accidente. Guill√©n ten√≠a un cari√Īo especial hacia este corredor y en buena medida, la Vuelta regresa a Valls por el ciclista muerto. Tambi√©n es la localidad de origen de Miguel √Āngel Iglesias, eterno ganador de las metas volantes en la d√©cada de los ochenta.

Igualada recibi√≥ hace unos d√≠as la distinci√≥n de Ciudad Europea del Deporte, galard√≥n concedido por el Parlamento Europeo. Se trata de un reconocimiento de las pol√≠ticas deportivas locales que contribuyen a mejorar el nivel general de salud de sus habitantes, y representa un sello de calidad que destaca el esfuerzo de Igualada en este √°mbito. La localidad recibir√° una etapa en teor√≠a de esprint, con un puerto de segunda categor√≠a a 28 kil√≥metros de meta, despu√©s del primer d√≠a de descanso. ¬ęCatalu√Īa recibe a la Vuelta con entusiasmo, como todas las comunidades¬Ľ, comenta a ABC Javier Guill√©n.

Convivencia normal del deporte con la poblaci√≥n. Donde no llega la pol√≠tica, aparece muchas veces el deporte. Es el caso del Pa√≠s Vasco. Estuvo cerrado a la Vuelta a Espa√Īa durante 33 a√Īos, los que impuso el terror de ETA. En 2011 la carrera regres√≥ a Bilbao y de nuevo habr√° etapa (la decimosegunda) en la capital de Vizcaya.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!