¬ęEl pr√≠ncipe Andr√©s sabe lo que ha hecho¬Ľ

El juez Richard Berman de Nueva York ha escuchado este martes los testimonios de una treintena de v√≠ctimas de Jeffrey Epstein, a pesar de que el magnate estadounidense se suicid√≥ el pasado 10 de agosto en su celda, donde llevaba recluido desde el 6 de julio. ¬ęSu muerte no da justicia a nadie, deja muchas preguntas por responder¬Ľ, asegur√≥ ante los medios Chauntae Davis, tras testificar en los juzgados.

Con la emoci√≥n contenida, Davis ley√≥ con dificultad como Epstein la viol√≥ cuando estaba haci√©ndole un masaje. ¬ęMe tom√≥ de las mu√Īecas y me llev√≥ a la cama (…) Yo s√≥lo pod√≠a decir ‘No, por favor, para’, pero parece que le excitaba m√°s y continu√≥ viol√°ndome¬Ľ, relat√≥ Davis, que asegur√≥ que tras lo sucedido se pas√≥ dos semanas ingresada en el hospital.

Otra de las mujeres que hoy dio un paso al frente para contar los abusos del magnate fue Virginia Roberts Giuffre que declar√≥ que fue captada por la red de Epstein cuando era muy joven. ¬ęTenemos que llegar al fondo de todo esto¬Ľ, dijo Giuffre, que acus√≥ de complicidad a Ghislaine Maxwell, una mujer de la alta sociedad brit√°nica y socia cercana de Epstein. A la salida tambi√©n tuvo palabras para el Pr√≠ncipe Andr√©s: ¬ę√Čl sabe exactamente lo que ha hecho¬Ľ.

La supuesta v√≠ctima subray√≥ que no dejar√° de ¬ęluchar¬Ľ: ¬ęNo me callar√© hasta que esa gente responda ante la justicia¬Ľ. ¬ęJeffrey Epstein abus√≥ sexualmente de mi durante a√Īos¬Ľ, asegur√≥ en el tribunal Courtney Wild, seg√ļn medios locales, durante una sesi√≥n en la que el fiscal Maureen Comen explic√≥ que, a pesar del fallecimiento de Esptein, la investigaci√≥n sobre los abusos continuar√° su camino. Seg√ļn Comen, los nuevos sucesos no impiden al Gobierno buscar la confiscaci√≥n de los bienes del millonario y seguir trabajando para ¬ęencontrar justicia para las v√≠ctimas en este caso¬Ľ. Ante el juez, Wild mostr√≥ su enojo y su tristeza por el suicidio de Epstein porque, seg√ļn ella, con su muerte ¬ęno se ha hecho justicia¬Ľ en este proceso.

¬ęJeffrey Epstein nos rob√≥, a m√≠ y a todas las otras v√≠ctimas, nuestro d√≠a para confrontarlo una a una ante el tribunal y, por eso, es un cobarde¬Ľ, agreg√≥. Otras v√≠ctimas, varias de las cuales prefirieron no identificarse, expresaron su dolor y hablaron de las secuelas causadas por los abusos de Epstein, de 66 a√Īos, que hab√≠a sido acusado de tr√°fico sexual y de haber explotado sexualmente a numerosas menores entre 2002 y 2005 en sus mansiones de Nueva York y Florida.

Sin embargo, la Fiscal√≠a apunt√≥ que el fallecido colabor√≥ con otras personas para levantar y mantener en funcionamiento la red que estableci√≥. ¬ęLa muerte o el suicidio de Epstein no es el final del caso, no es el final de la b√ļsqueda de justicia, ni pone fin a los sentimientos de las v√≠ctimas¬Ľ, dijo por su parte la abogada Gloria Allred, que defiende a varias de las v√≠ctimas de abusos sexuales.

Rodeado de lujos

Epstein, de origen humilde, vivi√≥ los √ļltimos a√Īos de su vida rodeado de lujos y de manera desenfrenada gracias a la firma que estableci√≥ en 1981 para clientes con activos a partir de 1.000 millones de d√≥lares, con la que estableci√≥ un imperio y multiplic√≥ sus contactos con personalidades de todos los √°mbitos a lo largo y ancho del planeta.

El presidente estadounidense, Donald Trump, el expresidente Bill Clinton o el príncipe de Inglaterra fueron algunas de las personas que frecuentó. En 2008, sus excesos llegaron a la justicia y fue acusado de abusar sexualmente de varias adolescentes en una de sus mansiones, en Palm Beach, pero tras un acuerdo con la Fiscalía del Sur de Florida solo fue condenado a 13 meses de cárcel y la investigación que podría haberle llevado a una condena de cadena perpetua, fue detenida.

Sin embargo, el juicio que arranc√≥ este a√Īo tras las investigaciones de la Fiscal√≠a de Nueva York que lo acus√≥ de abuso de menores, no parec√≠a que fuera avanzar por los mismos derroteros. La decisi√≥n del juez de rechazar la libertad bajo fianza fue una muestra de peso de que esta vez, la cadena perpetua se presentaba ante Epstein como una condena m√°s que probable.

Con su suicido, ahorcándose en su celda, el juicio ya no tendrá lugar, por eso, sus víctimas han querido compartir este martes ante el juez los traumas y sufrimientos que Epstein les hizo pasar.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!