«El primer paso es abrir el canal humanitario»

El tiroteo de la Guardia Nacional Bolivariana (GND) contra la población indígena Pemón ocurrido este viernes, que se ha cobrado la vida de una persona y en el que han resultado heridas 13 personas, al sur de Venezuela en Santa Elena de Uairen, frontera con Brasil, empañó el operativo de la ayuda humanitaria que hoy sábado arranca con una gran movilización de la oposición en todo el territorio para intentar traspasar las barreras que ha puesto el régimen de Nicolás Maduro.

Eran las 5:00 de la mañana de este viernes cuando Zorayda Rodríguez, de 42 años, cayó abatida mientras preparaba unas arepas (tortillas de maíz) junto a otras 13 personas de su tribu pemón. El lamentable hecho ocurrió en el paso fronterizo en Kumarakapay donde los pemones han resistido para mantener abierta la frontera con el objetivo de permitir el paso de la ayuda que viene de Brasil.

Al sur del estado Bolívar es uno de los tres puntos que Maduro ha bloqueado para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria, lo que pone en peligro la vida y salud de unos 300.000 pacientes en estado de gravedad.

Los pemones heridos en Kumarakapay tuvieron que ser trasladados en avión a Brasil para ser atendidos porque en Santa Elena de Uairén no hay material médico.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, que se trasladó este jueves a Táchira para coordinar el recibimiento de la ayuda desde Cúcuta, Colombia, increpó a los militares por lo ocurrido en Kumarakapay.

En su twitter, Guaidó emplazó a los generales Jesús Mantilla Oliveros y Alberto Mirtiliano Bermúdez, jefes de la zona en Bolívar: «o capturan y entregan a los responsables de la represión y asesinato de los hermanos pemones en Kumarakapay que respaldan la ayuda humanitaria, o ustedes serán los responsables».

«Decidan de qué lado están en esta hora definitiva. A todos los militares: entre hoy y mañana ustedes definirán cómo quieren ser recordados. Ya sabemos que están con el pueblo, ustedes nos lo han dejado muy claro. Mañana podrán demostrarlo», enfatizó Guaidó.

El Coordinador de la Ayuda Humanitaria, el diputado Miguel Pizarro, también cargó contra los militares y les exigió que no «masacraran» a los venezolanos. «Nuestro reconocimiento a los pemones, a su resistencia a la represión, para mantener abierta la frontera y con ello salvar vidas, son un ejemplo a seguir».

En su rueda de prensa desde el Teatro Cultural de Chacao, en Caracas, Pizarro junto a Lilian Tintori, Manuel Bolívar y Stalin González, entre otros, organizadores del evento, dijo que las instalaciones del teatro servirán como centro de acopio de información del plan para la ayuda.

La movilización de este sábado será el primer paso para abrir el canal humanitario desde los centros internacionales de acopio y dar paso a las caravanas con las medicinas y alimentos que serán llevadas a los hospitales y centros de atención en las zonas más vulnerables del país.

Pizarro dijo que el operativo de ingreso comenzará a las 9:00 horas de Colombia. El cargamento del primer lote de productos de primera necesidad, nutrientes y material médico, todo bien auditado, será llevado desde Cúcuta por civiles venezolanos y recibido por civiles venezolanos, acompañados por el movimiento de voluntarios, médicos, paramédicos, sacerdotes y vecinos.

La primera carga son donaciones de los Estados Unidos, llegó este jueves otro avión de EEUU con 50 toneladas de productos, de Chile, Colombia y Brasil. «Necesitamos poder llevar el primer lote para tener el canal humanitario y así que entren la ayuda de Argentina y el Grupo de Lima», dijo Pizarro.

Admitió que no son «ingenuos» y de que el régimen de Maduro es capaz de asesinar a los pemones para mantenerse en el poder «pero su tiempo se acabó». «Nuestro primer paso es romper muros y barreras y lo vamos a lograr. Este es un movimiento pacífico».

A los militares les reprochó que obstaculizaran y perturbaran la movilización de casi 70 diputados hacia la frontera en Táchira y en Bolívar y en la costa.

Reiteró su llamamiento a la Fuerza Armada Nacional: «soldado no uses tu arma contra los ciudadanos. No te dejes utilizar por la cúpula. Somos la mano tendida, somos la reconciliación y la garantía de futuro».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!