«El presidente del Senado debería dimitir y pedir perdón por plagiar de forma sistemática»

Pese a las abrumadoras pruebas publicadas por ABC que acreditan los plagios en tres libros de Manuel Cruz, el presidente del Senado continúa su huida hacia delante. Este viernes volvió a negar la evidencia, ante la que se han rendido incluso los miembros del jurado que en 2010 seleccionaron su libro «Amo, luego existo. Los filósofos y el amor» como el mejor ensayo del año de la editorial Espasa, dotado con 30.000 euros.

Entre sus competencias como jurado no estaba, lógicamente, investigar si los libros presentados contenían plagios, pero, tras las publicaciones de ABC, no tienen duda alguna de que así fue. El sociólogo Amando de Miguel reaccionó ayer con contundencia a la llamada de ABC: «No es misión de los miembros del jurado mirar si en un libro hay plagio o no, así que, aunque me gustó el ensayo, les felicito por haberlo demostrado de forma extraordinaria».

Amando de Miguel
Amando de Miguel – I. GIL

De Miguel añade que «no ya la de hoy (por ayer viernes), sino la primera información que publicaron debería haber provocado la dimisión inmediata del presidente del Senado. En cualquier país civilizado no estaría en el cargo. Imagínese el presidente del Senado o del Congreso de los Estados Unidos copiando a otros autores en un varios libros… sería insostenible».

El veterano sociólogo valora especialmente que Manuel Cruz copia a otros filósofos de forma sistemática: «No es un delito, es algo peor. Es falta de ética y es mentir. Te puede pasar una vez en un libro, un párrafo copiado sin cita, pero si se hace de forma sistemática y es un cargo público, la falta de ética no se puede perdonar».

De Miguel considera que Manuel Cruz «también debería pedir perdón, que es lo mínimo, y no lo ha hecho. Podría decir que es un error, pero al ser sistemático ya no se puede hablar de un error».

Otro miembro del jurado que premió al catedrático de Filosofía de la Universidad de Barcelona y actual cuarta autoridad del Estado es el reconocido filósofo Fernando Savater, a quien le incomoda el asunto de los plagios por afectar a un «colega». «Prefiero no juzgar a Manolo Cruz. Somos colegas, lo conozco hace muchos años -dijo ayer a ABC-, pero evidentemente copiar sin poner comillas no está bien».

Fernando Savater
Fernando Savater – M. NIETO

Savater sostiene que «la vida intelectual tiene sus miserias. Si empiezas a ver los plagios de Stendhal en todas sus biografías, sobre Beethoven, Mozart… te quedas asustado, pero claro, era Sthendal…». Por su parte, fuentes oficiales de la editorial Espasa, perteneciente al Grupo Planeta, guardaron silencio ayer. Se limitaron a manifestar que de momento no han tomado «ninguna decisión» al respecto del libro que editaron en 2010 y que, como mostró ayer este diario, contiene abundantes plagios a al menos tres autores. Tampoco dijeron si tienen previsto estudiarlo.

Con la información de este viernes 27 de septiembre, ya son catorce los autores de cuya obra se aprovechó Manuel Cruz sin citar el origen de pasajes literales. Los plagios se reparten en «Filosofía Contemporánea» (quince copias a nueve autores), «Ser sin tiempo» (cinco copias a dos autores) y «Amo, luego existo» (trece copias literales a tres autores).

De los 34 libros publicados por Manuel Cruz, ABC solo ha examinado tres, encontrando plagio en el cien por cien de ellos. Además, se repiten continuamente tres patrones en la forma de robar textos ajenos.

Los patrones de plagio

El primero de ellos es copiar de forma literal las biografías de los autores de los que habla escritas por otras personas con anterioridad. El segundo consiste en interpretar a filósofos como Heidegger hurtando las palabras de terceros autores, como Vattimo o Abbagnano, dando a entender falsamente que ese análisis es suyo. Por último, llega al extremo de robar las reflexiones de otros filósofos, sesudas y elaboradas, como hizo con el coreano Byung-Chul Han o con el italiano Franco Berardi. El pensamiento escrito por otros pasa a ser suyo, hasta el punto que hay estudiantes que citan a Cruz en vez de al pensador original.

Por otro lado, el presidente del Senado se ha negado en todo momento a atender a este diario, desde que lo llamamos antes de publicar la primera información de la serie, aparecida el pasado martes 10 de septiembre.

ABC ofreció a su gabinete llevarle las partes copiadas y escuchar sus argumentos y explicaciones antes de publicar, pero el ofrecimiento ha sido varias veces desestimado. A posteriori, tras cada publicación, Manuel Cruz, pese a ser un servidor público y autoridad del Estado, tampoco responde las preguntas de este diario.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!