El PPdeG deja abierta la puerta a seguir reclamando las competencias de Tráfico

El debate de las transferencias, una cuestión de prioridades. Es así como podría resumirse la postura del PP ante el entusiasmo autonomista que vive el Parlamento, a raíz de un acuerdo unánime que reclamó, con el visto bueno de los populares, la equiparación de competencias de Galicia con Cataluña y País Vasco. El último episodio tiene que ver con el traspaso de Tráfico y Seguridad Vial. El partido de Feijóo se ha abstenido este martes ante una iniciativa formulada por los socialistas; un voto que deja la puerta abierta a su reclamación en el futuro y que relega la cesión a una posición secundaria respecto a otros asuntos que el PP considera más urgentes, como la AP-9 o completar con 100 personas más el cuadro la plantilla de la Policía Autonómica.

Con la postura de los populares, la tramitación de la transferencia sigue su curso dentro de la Cámara. No obstante, la formación se ciñe a la línea marcada hace semanas por el presidente de la Xunta, cuando aclaró que antes de ampliar el techo competencia de Galicia, el Estado debía formalizar el traspaso de la AP-9 y el pago de 170 millones de euros en bonus por el cumplimiento de los objetivos de estabilidad. «No vamos a caer en las cortinas de humo de los socialistas para ocultar unos PGE inaceptables», ha razonado Martín Fernández Prado, diputado del PP.

El examen de pedigrí autonomista que la oposición está planteando a Feijóo, primero con una petición para asumir las competencias de Salvamento y ahora Tráfico, ha obligado al PP a matizar que, si bien aspiran «a más y mejor autogobierno», el momento político actual «no parece el más oportuno» para abrir el melón competencial con Madrid, con el órdago separatista como telón de fondo.

La baza jugada por el PSdeG, en esta ocasión, pasaba por plantear una cuestión que ya fue aprobada por unanimidad en el Parlamento en 2008 pero que se estrelló en el Congreso con el voto contrario del PSOE de Zapatero y la abstención del PP de Rajoy. En aquel entonces, los actuales portavoces socialista y popular en O Hórreo, Pedro Puy y Xoaquín Fernández Leiceaga, fueron los encargados de defender la propuesta en Madrid. «Diez años después volvemos a debatir la misma ley con la misma dirección», ha recordado el parlamentario nacionalista Luis Bará.

El PSdeG pide un intento

Leiceaga se ha subido a la tribuna del Parlamento consciente de que el clima electoral en España da para pocas garantías. Con un traspaso de la AP-9 que volverá a la casilla de salida tras la disolución de las Cortes, el portavoz socialista ha admitido que ni siquiera podía garantizar un apoyo suficiente en el Congreso. «Ya les digo que no, pero vamos a intentarlo», ha asegurado, tras detectar en el ejecutivo de Pedro Sánchez «una sensibilidad muy superior» hacia este debate en comparación con el de Mariano Rajoy.

El portavoz del PSdeG trató de convencer el PP de aprovechar la proximidad de las generales para «prescindir de consideraciones tácticas» y de demostrar, en mitad de las tensiones territoriales, que «el mejor ejemplo» que se puede dar a los independentistas es «que cuando hay respeto a las leyes» el Estado autonómico «puede tener plasticidad suficiente» para adaptarse a todas las demandas. En el caso socialista, en realidad son treinta: la formación que pilota Gonzalo Caballero maneja una lista que incluye la transferencia a Galicia de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la Policía Autonómica, Paradores de Turismo o la autopista AP-53 (Santiago-Lalín).

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!