El PP propondrá candidatos «innovadores» para ganar en Madrid

El PP de Pablo Casado entra en un terreno de minas para elegir a sus principales candidatos a las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo. Será el primer gran examen al que se someterá el liderazgo de Casado, y los populares andan con pies de plomo para no equivocarse y no encender un partido que, ahora mismo, atraviesa un momento de paz interna. Uno de los principales objetivos del PP será recuperar el Ayuntamiento de Madrid y mantener la Comunidad, y sacar músculo así ante las elecciones generales, si es que estas no se convocan antes. En Génova han comenzado a hacer encuestas y, con una reducida terna de nombres ya sobre la mesa, fuentes próximas a Casado adelantan que los aspirantes en Madrid serán «innovadores».

Con el calendario en la mano, la dirección del PP espera hacer públicos los nombres de los candidatos a mediados o finales de noviembre y llegar a la convención nacional que ha convocado Casado los días 1 y 2 de diciembre con todas las cartas descubiertas, para centrarse en el «debate de ideas con la sociedad civil y el rearme ideológico» ante las próximas citas electorales. Para la primera criba de aspirantes, en Génova estudian del derecho y del revés las encuestas que les van llegando. En Madrid capital se ha preguntado a los ciudadanos por varios nombres, entre ellos el del actual portavoz, José Luis Martínez-Almeida, pero también aparecían en el plantel Manuel Pizarro o el alcalde de Boadilla y diputado nacional, Antonio García Terol, o alguna exministra como Isabel García Tejerina, según fuentes del PP madrileño. En realidad, las encuestas sirven para marcar líneas rojas, para tener claro quién está irremediablemente hundido o descubrir si alguien sobresale de forma clara. Pero la decisión final está en manos de la dirección del partido.

Los «genoveses» utilizarán varios criterios, pero todos serán coherentes con el proyecto político que encarna Pablo Casado desde el congreso nacional de julio. Comenzó una «renovación tranquila», se pasó página a la etapa del «marianismo», y se abrió paso camino una forma de hacer política sin complejos, con mensajes nítidos y una defensa de los valores de siempre del PP, con un objetivo: recuperar los votantes «fugados» a Ciudadanos. Un candidato «innovador» podría ser alguien que reflejara esa nueva etapa en el PP. «Las candidaturas no serán premios ni recompensas por apoyos pasados», advierten fuentes del Comité Ejecutivo Nacional. «En los relevos se impondrá el sentido común, serán naturales», añaden. La innovación debe significar, según fuentes populares, «hacer cosas distintas para remontar y lograr resultados distintos y mejores, y eso incluye una nueva forma de relacionarse con los electores».

Grandes ciudades

En el entorno de Casado se quedan mudos en cuanto se pregunta por posibles nombres. Pero todos coinciden, en el caso de la Alcaldía de Madrid, en poner por la nubes a Martínez-Almeida, quien se ha curtido en los últimos años en la oposición frente a Manuela Carmena. «Es el mejor portavoz que ha habido en el Ayuntamiento, incluida yo misma», asegura de él Esperanza Aguirre. También Casado ha reconocido públicamente el «gran trabajo» que está haciendo. En la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido también ha recibido elogios, pero a día de hoy la decisión sobre su futuro está sin tomar.

El PP de Casado se la juega en Madrid, pero también en otras grandes ciudades, donde tiene que proponer candidatos de peso para recuperar el terreno perdido en las últimas elecciones municipales de 2015. En los comicios de cuatro años antes, los de 2011, los populares conquistaron las alcaldías de dos tercios de las capitales de provincia (34), pero en mayo de 2015 bajó a 19, en el momento de la constitución de los ayuntamientos. El PSOE pasó de controlar 8 a 17, y las marcas de Podemos tomaron el poder en seis de las ciudades más importantes (Madrid, Barcelona, Zaragoza, La Coruña, Cádiz y Santiago). En ese primer momento, el PP perdió las alcaldías de Madrid, La Coruña, Cádiz, Alicante, Castellón, Ciudad Real, Córdoba, Huelva, Huesca, Las Palmas, Palma de Mallorca, Sevilla, Oviedo, Valladolid, Valencia y Zamora. El mapa municipal evolucionó a lo largo de una legislatura en la que han mandado los pactos, a menudo entre perdedores, por las ausencias de mayorías absolutas. El PP pudo recuperar la Alcaldía de Alicante el pasado mes abril, y su objetivo ahora es imponerse en capitales que han sido sus feudos durante mucho tiempo. Sus esfuerzos se centrarán así en las grandes ciudades.

En la última semana, Casado ha pedido un adelanto de las elecciones generales, y su secretario general ha asegurado que el PP está preparado para afrontarlas. Fuentes populares reconocen, sin embargo, que el nuevo liderazgo del partido necesita más rodaje, más tiempo para asentarse y consolidarse y recuperar en las encuestas el terreno perdido. Las municipales y autonómicas de mayo es tiempo suficiente, según estas fuentes, para que ese proyecto se visualice.

De momento, en Génova se recibió el viernes con euforia el rechazo de la Fiscalía a abrir una investigación en el Supremo sobre el máster de Casado. «Teníamos una espada de Damocles encima, y nos hemos librado de ella», comentaron con evidente alivio fuentes parlamentarias del PP. «Era un marrón, estábamos maniatados a la hora de hacer oposición a Sánchez, pero ahora recuperamos la tranquilidad», confiesan en el Congreso. En el PP confiaban en la seguridad que ha mostrado siempre Casado sobre su máster («si creyera que había algo, por pequeño que fuera, no se habría presentado a las primarias»), y si la decisión del Supremo se corresponde con el informe de la Fiscalía, su liderazgo saldrá aún más reforzado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!