El PP pide 2.400 policías más y cooperación policial por la inseguridad en Barcelona

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Óscar Ramírez, ha pedido este viernes incrementar en 1.500 efectivos el cuerpo de la Guardia Urbana y en 900 el de Mossos d’Esquadra en la ciudad de Barcelona durante el mandato en curso, porque «la inseguridad y la violencia se han adueñado de las calles de Barcelona, mientras la alcaldesa Ada Colau dice que son hechos o casos aislados».

Así lo ha explicado Ramírez en declaraciones a los medios acompañado de la eurodiputada popular Dolors Montserrat, a lo que ha añadido que la alcaldesa de la capital catalana «parece negar que hay un problema de seguridad». El concejal también ha esgrimido el informe del Ministerio del Interior sobre la tasa de criminalidad en el primer trimestre de 2019, que «apunta a que la tasa en Barcelona se ha incrementado hasta un 12,2%, el doble de lo que sucede en el territorio nacional». Lo mismo ha hecho con el último barómetro municipal, que muestra una preocupación de los barceloneses por la seguridad.

«Esa situación se ha agravado de forma considerable este verano. No hay día que no nos despertemos con un problema de seguridad: tiroteos, apuñalamientos, homicidios, robos violentos…», ha criticado el concejal, que ha exigido a la alcaldesa medidas urgentes. Además del incremento de efectivos, ha exigido que en el inicio del curso político Colau ponga en marcha un plan local de seguridad integral de la mano de los diferentes sindicatos de la Guardia Urbana, «que son los que conocen de primera mano la magnitud del problema», y también dotar al cuerpo recursos materiales, además de los humanos.

Crítica a Sánchez

Otra de las demandas de los populares a la alcaldesa es poner en marcha los protocolos y convenios de cooperación policial con las diferentes fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Preguntado por si cree que el consistorio tiene que pedir efectivos al Ministerio del Interior o tiene que ser la cartera liderada por Fernando Grande-Marlaska quien los ofrezca proactivamente, Ramírez ha dicho que entiende que «debe ser el ayuntamiento quien tome la iniciativa, valorando los déficits en cuanto a plantilla y las necesidades para hacer frente a la crisis de seguridad».

Montserrat ha criticado a la alcaldesa y a Sánchez porque «han abandonado la ciudad de Barcelona convirtiéndola en un paraíso de la delincuencia», por lo que ha exigido que Barcelona se reconvierta en una capital europea de la convivencia y del civismo.

«Hemos visto como la izquierda, el populismo y el PSOE han dejado la ciudad de Barcelona a la delincuencia. Están más ocupados en desacreditar y deslegitimar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, más ocupados en incumplir la ley, que en garantizar la seguridad de todos», ha zanjado Ramírez, quien concluye en la necesidad de la colaboración entre esas fuerzas de seguridad, informa Ep.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!