El Pompidou comienza los trabajos de renovación de su «oruga»

La «refinería» Pompidou ha comenzado los trabajos de renovación de su «oruga», su emblemática escalera mecánica, complicando durablemente la entrada, salida y visita de uno de los museos más frecuentados del mundo.

Cuarenta y dos años después de su inauguración, el mes de enero de 1977, el Centro Pompidou necesita una «renovación urgente»: la legendaria «oruga»/escalera mecánica, que es uno de sus símbolos emblemáticos, ha comenzado a dar signos de «vejez». Y la dirección del centro decidió hace dos años iniciar unos trabajos de «modernización» que comienza con año y medio de retraso.

Fachada del Centro Pompidou
Fachada del Centro Pompidou РJP Qui̱onero

Fue Hergé (Georges Remi), el creador del legendario Tintin, quién definió como «refinería» el Centro Pompidou, en un diálogo celebérrimo de «L’Alph-Art», el Tintín póstumo, publicado en 1986… En esa historia de Tintín, el Emir comienza afirmando: «He llegado a ofrecer una suma considerable por la refinería que se ha construido recientemente en París, y de la que se ha hecho un museo». Thomas d’Hartimont le replica, escandalizado: «¡Excelencia..! ¿Habla usted del Centro Beaubourg…? No es una refinería. Es un verdadero museo». «Ya, ya…», se limita a sentenciar el Emir.

Décadas más tarde, la «refinería» Pompidou se ha convertido en el décimo o duodécimo museo más visitado del mundo, con más de tres millones y medio de visitas anuales.

Fachada del Centro Pompidou
Fachada del Centro Pompidou РJP Qui̱onero

Esa multitud propia del turismo de masas lleva cuarenta años usando la «oruga»/escalera mecánica que culmina con una de las vistas más espectaculares de París. Más de doscientos cincuenta millones de turistas han subido y bajado por ese artilugio, muy llamativo, «logo» de un museo de arte contemporáneo. Los trabajos de renovación y sustitución deberán durar un año largo, con un costo de 19 millones de euros, a cargo del ministerio de Cultura.

«El museo seguirá abierto» durante los trabajos de renovación, advierten varias de las pancartas que han «amurallado» la plaza de la entrada principal del Centro Pompidou. Se han abierto otras puertas de entrada. Pero la parálisis temporal de la «oruga»/escalera mecánica corre el riesgo de provocar «atascos» imprevisibles durante un año largo, quizá.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!