El polémico Balón de Oro a Megan Rapinoe

Guardar

No andaba Megan Rapinoe por Par√≠s cuando su nombre reson√≥ en el Teatro del Chatelet, el escenario elegido para la entrega de los premios con m√°s post√≠n del planeta f√ļtbol. El Bal√≥n de Oro, el galard√≥n con el que la revista ¬ęFrance Football¬Ľ distingue desde 1956 al mejor par de botas del planeta ‚Äďo al menos ese era su leitmotiv en sus primeros d√≠as‚ÄĒ, cay√≥ este 2019 en los pies de Leo Messi, las manos de Alisson Becker y la vitrina de Rapinoe, si bien las justificaciones de unos y otros distan mucho de ser igual de razonables.

Mientras que el argentino, ratificado el ocaso de Cristiano Ronaldo y a la espera de un golpe en la mesa de alguno de los j√≥venes en proceso de ebullici√≥n, luce ya como √ļnico aspirante al cetro de mejor jugador del planeta, Alisson levant√≥ el curso pasado una Champions League para la que result√≥ definitivo, lo mismo con la Copa Am√©rica que conquist√≥ Brasil. Rapinoe, cierto es, venci√≥ en el Mundial de Francia, si bien su condici√≥n de icono del combinado de las barras y las estrellas obedece tanto a una cuesti√≥n medi√°tica, identitaria, de discurso y marketing, como deportiva. Nadie le podr√° quitar haber ganado el t√≠tulo con el a√Īadido de ser la m√°xima goleadora de la edici√≥n.

Dudosos como vienen siendo los criterios de los √ļltimos tiempo para designar el ganador del Bal√≥n de Oro (resuenan a√ļn las quejas de quienes no estuvieron de acuerdo en condecorar a Luka Modric en 2018, por no hablar de la polvareda que levant√≥ Fabio Cannavaro en 2006), el triunfo de Rapinoe podr√≠a ser comprendido si el razonamiento no se preocupase de excarvar, no mucho m√°s all√° de la superficie de las cosas, en el historial deportivo de la futbolista.

Seis partidos lucen como √ļnico registro en su √ļltima temporada, la 2019, con el Reing FC de la National Women’s Soccer League (NWSC). Adem√°s, los termin√≥ sin hacer un solo gol. Tampoco reparti√≥ asistencias. Su contribuci√≥n se qued√≥ en 452 minutos sobre el c√©sped, con los que ayud√≥ a que su equipo terminase cuarto y no superase las semifinales del playoff. Once partidos en todo un a√Īo si se tienen en cuenta los de la selecci√≥n, por m√°s que la jugadora cuente ya 34 primaveras.

Quizá ello explique que una vez que su nombre sonó en el foro parisino el pasado dos de diciembre, todos abrieron los oídos esperando toparse con uno de los viralizados discursos de la futbolista, una activista más cuando se viste de calle. El rechazo a Trump, los derechos de la comunidad LGTBI y la batalla al racismo son algunos de los temas con los que se ha hecho mundialmente conocida, varias cuadras más allá de los círculos futbolísticos. Este Balón de Oro, teóricamente circunscrito a la pelota, abre la veta de la sospecha y cuestiona unos cimientos cada vez más sacudidos por sus propias decisiones.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!