El poder y la ambición, temas que no mueren

Mariana Flores y Verónica Cangemi, las protagonistas Crédito: Soledad Aznarez

Vuelve al Colón L’Incoronazione di Poppea, la última obra de Monteverdi que en su momento se consideró “amoral”

Una admiración mutua que no esconden en ningún momento, la una con una carrera consolidada dentro y fuera de la Argentina, llena de grandes éxitos en los más importantes escenarios y la otra, con un nombre reconocido dentro del repertorio barroco, pero con ganas y potencial para ir más allá, convierte este trabajo en el que por primera vez comparten escenario, en una oportunidad para mostrarse con mucho orgullo como dos voces que vienen de Mendoza. Verónica Cangemi y Mariana Flores, dos sopranos cuyas carreras se desarrollaron en Europa directamente desde esta ciudad, son parte de la producción en versión concierto de L’incoronazione de Poppea, la última ópera de Claudio Monteverdi y que se presenta en el Colón junto al Ensemble Matheus dirigido por Jean-Christophe Spinosi.

Mostrar la historia de Poppea (interpretada por Cangemi) en su imparable ascensión al trono imperial tal cual la compuso Monteverdi en 1643 sin la ayuda de los recursos que otorgan la escenografía y el vestuario representa un reto fascinante para estas cantantes.

“Uno tiene que conseguir con el color vocal lo que se logra con la escena y esto es un desafío, a través de la interpretación y con tus ojos hay que transmitir lo que cada personaje simboliza,” afirma Cangemi, a lo que Flores añade: “La responsabilidad de la creación cae casi al 100% en uno mismo, a diferencia de cuando hay un regisseur que te marca como presentar el personaje. Aquí es más directo, en donde el acuerdo es solo entre vos y el director musical”.

Sus nombres están ligados por completo al barroco, género musical que les ha definido su camino y que continúa seduciéndolas. “El barroco para mi es la esencia de un cantante, base fundamental para la formación de una carrera. No todos lo aceptan, pero creo que es así. Desde el barroco hasta el bel canto la técnica es siempre la misma, pero la diferencia está en la proyección, en los sonidos, en los vibratos. El que quiera tener una carrera larga tiene que saber esperar a tener la madurez para otros repertorios. Así fue como mi nombre se hizo reconocido en el barroco (en el que tiene más de 30 discos grabados) y siguiendo la madurez natural de la voz hice después mucho Mozart. Luego vino el bel Canto y finalmente hoy, a una edad en la que me siento plena, me doy el gusto de cantar una Liù (su interpretación de la esclava enamorada en la reciente Turandot en el Colón fue muy elogiada). Eso sí, sin dejar nunca el barroco porque es la salud vocal de mi carrera,” dice Cangemi.

El mundo de Flores es distinto y dice que no es exclusivo de la ópera. “Yo ahora que me acerco a cierta edad quiero abrir la ventana y asomarme un poco más. A veces es difícil, a mí me catalogan muy del barroco del siglo XVII y me demandan para esos roles. Aunque también disfruto de la versatilidad que te dan otros géneros y abordo cada uno con mucho respeto”.

Cangemi está segura de que más adelante veremos a Flores cantando Mozart y brillando con otros roles. “Quise que ella estuviese en esta producción porque me parecía necesario que el público argentino conociera la calidad de esta cantante, lo que está haciendo junto a su marido Leonardo García Alarcón en Europa es muy importante”.

Para ambas, cantar en el Colón representa mantener vivo ese vínculo con el país al que siempre quieren volver. “Para mí fue muy importante esa esencia de valores de querer nuestra tierra, nuestra familia, creo que es algo común que tenemos los mendocinos. Por eso cantar en el Colón es cantar en la patria, siempre ha sido una realización. Debuté en el 93 con Don Giovanni y cada cierto tiempo vuelvo. A pesar de tener una carrera fuera, hoy día hace falta ser un poco nacionalista y mostrar a nuestra gente lo que sabemos hacer,” afirma Cangemi.

En cambio, Flores solo ha cantado una sola vez aquí (una presentación para Mozarteum junto a Cappella Mediterránea que también recibió excelentes críticas) pero afirma nunca haber experimentado algo más hermoso. “Ni cuando me presenté junto a John Elliot Gardiner en el Carnegie Hall que tiene una acústica soñada puedo compararlo. Acá tenés la sensación de estar cantando en una iglesia, pero la voz la escuchás de todos lados, te rebota y podés hacer un super piano sin esfuerzo. Es una sala muy generosa y para mí es la realización del sueño que quedó de chica cuando por vi aquí una ópera por primera vez en mi vida”.

Cangemi y Flores son expertas en el barroco Crédito: Soledad Aznarez

L’incoronazione di Poppea está considerada como la ópera más erótica del siglo XVII y también se la identifica como “la ópera amoral”. En realidad, su trama en la que se entremezclan pasión, poder y política es adaptable a cualquier período dentro de la historia del hombre. “Monteverdi es el padre de las emociones puestas en música y allí están todas. Resulta muy interesante ver la manera en que las expresa y como va manejando lo que son los tiempos. Estoy debutando esta ópera, pero Monteverdi es un compositor que he hecho mucho, lo llevo en mi ADN. El rol de Drusilla no es fácil, al principio se presenta muy ligero, pero cuando la acusan de haber querido matar a Poppea, baja el registro y se vuelve mucho más dramático,” dice Flores.

En el prólogo de esta obra, Fortuna, Virtud y Amor se disputan su primacía entre los seres humanos, Monteverdi le da el triunfo al amor y según Cangemi esto no cambiaría si volviese a escribirla hoy. “Gana el amor siempre, es la energía más poderosa y la que hace que uno pueda llegar hasta donde quiera. El rol de Poppea lo debuté en el 2000 en una producción fabulosa de Ivor Bolton y Luca Ronconi, hacerla ahora junto a Spinosi con quien trabajo desde hace años es una oportunidad maravillosa para repetirlo. Es un director al que le gusta tomar decisiones arriesgadas, pero siempre respetando al compositor. Además, crea un importante vínculo con los cantantes que trabaja y esto es muy positivo para este género, nos necesitamos ayudándonos unos a otros”.

L’Incoronazione di Poppea

de Claudio Monteverdi

  • Ópera en versión concierto
  • Ensemble Matheus Director musical, Jean-Christophe Spinosi
  • Teatro Colón, Libertad 621

Funciones: mañana, a las 17, y martes y miércoles, a las 20. Función del domingo por streaming: www.teatrocolon.org.ar

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!