El pleno reclama dos veces en cuatro horas la destitución de Barbero por la crisis de los bomberos

En marzo del año pasado, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid reprobó al delegado de Seguridad, Salud y Emergencias, Javier Barbero, por la gestión de los altercados en Lavapiés tras la muerte del mantero Mamme Mbaye. No ha pasado ni un año y, de nuevo, la oposición en bloque y por doble partida reclamó ayer a la alcaldesa, Manuela Carmena, que destituyese a su concejal. Con cuatro horas de diferencia, PP, PSOE y Ciudadanos aprobaron por mayoría pedir a la regidora que firmase el cese del delegado por la crisis en los servicios de emergencias, que llevó hace dos semanas a dimitir a toda la cúpula de los bomberos.

El primer golpe lo asestó el PSOE, socio de gobierno de Ahora Madrid, durante el pleno ordinario. Y el remate lo apuntilló el PP, tras nueve horas de debate en el Palacio de Cibeles, en un pleno extraordinario. «Todo lo que toca lo quema, usted tiene que salir del área», reclamó el edil socialista Ramón Silva, que consideró que, aunque discrepa «profundamente» de la forma de hacer oposición de PP y Ciudadanos, el delegado no debía durar «ni un minuto más» en su puesto. «Lo único que la pido es que ejecute lo que ha decidido el Pleno. Me sobran tres minutos, está todo dicho», exigió.

El delegado acumula polémicas con la Policía Municipal casi desde que comenzó la legislatura, cuando unos 400 agentes le hicieron un escrache tras eliminar la unidad de «antidisturbios», una crispación que se fue incrementando por la negociación del convenio colectivo. «Su mandato se ha basado en aumentar la conflictividad laboral y erosionar la eficacia policial», resumió la concejal de Ciudadanos Ana Domínguez Soler, que le recriminó las «trabas sistemáticas a la actuación policial». Además, le tachó de ser el «consentidor de una persecución ideológica» y le reprochó las «mentiras sistemáticas» del cesado director de Emergencias, Ignacio Becerril, sobre al servicio de bomberos.

El PP también hizo hincapié en que se ha «degradado» el servicio de Samur-Protección Civil, «incrementando los tiempos de respuesta y las quejas de los ciudadanos». «Son los profesionales del área los que están implorando para que usted se vaya porque no lo pueden soportar más», subrayó la edil popular Inmaculada Sanz Otero.

«El mandato comenzó con Errejón diciendo ACAB [acrónimo en inglés que significa «todos los policías son unos bastardos»]. Después, la señora Maestre dijo que la Policía apaleaba a manifestantes, Barbero los llamó fascistas y Arce comparó la violencia policial con la de ETA», recordó Sanz. «Ha sido reprobado, ya le hemos pedido la dimisión dos veces. Por vergüenza torera, váyase», exigió la edil del PP antes de dirigirse a Carmena para que «firme el decreto de cese».

Barbero, sin embargo, obvió las críticas y optó por enumerar los «méritos» de un equipo del que dijo «sentirse orgulloso». «¿De verdad que no tienen contenido de la campaña? Hablen de mí, no de mis compañeros, que si no, me voy a deprimir», ironizó.

El delegado se jactó de que los dos servicios mejor valorados por los ciudadanos están en su área: Samur y Bomberos. «Ustedes hacen política ficción e infravaloran el trabajo diario de mi equipo», se revolvió. Para el delegado, «más allá de las lógicas electorales» su «valoración de la gestión es satisfactoria». No obstante, como ya ocurrió con Rommy Arce, también reprobada, Carmena le mantendrá en su cargo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!