El pelo teñido de azul o disfrazado de oso, entre las excentricidades de los miembros de las mesas electorales

Valladolid Guardar

En las mesas electorales de esta jornada del 10 de noviembre, una de las anécdotas ha estado protagonizada en la provincia de Soria ha estado protagonizada por el jornalerod e 38 años, José Luis Lamela, que ha llegado disfrazado de oso para protestar por tener que presidir una mesa electoral en Ciudad de Osma (Soria), un anejo de más de un millar de habitantes perteneciente al municipio de El Burgo de Osma.

«No puedes optar a no venir», ha justificado Lamela, en declaraciones a Efe, esta peculiar forma de contestar a lo que ha considerado un atentado contra su derecho de aceptar o rechazar la función que tenía asignada. Ha añadido que él forma parte de una ideología «que no concuerda con lo que son modelos autoritarios: creo que la democracia debe ser asamblearia y del pueblo, y cuando eliges cada cuatro años nadie decide nada», ha argumentado.

«Soy trabajador del campo, jornalero, sé lo que es coger el pico y la pala, cosa que todos los políticos no lo saben. No tenía nada para eximirme y da igual lo que alegues porque no te van a dejar», ha insistido.

La decisión del disfraz la tomó tras recibir la notificación de que había sido designado, en el sorteo, para ser el presidente de la mesa electoral. Es la primera vez que el sorteo le designa para componer una mesa electoral que, en el caso de Ciudad de Osma, tiene más de 800 electores.

«Sé que ha habido gente que en otras ocasiones han ido en camiseta reivindicando y creo que alguno acabó en el calabozo. Como los mensajes te pueden llevar al calabozo, se me ocurrió ir disfrazado para llamar la atención», ha concluido.

Modesto, interventor del PP con el pelo teñido de azul en un colegio de Salamanca

En Soria capital, Valentín y Mario Díez, padre e hijo, comparten este domingo jornada electoral como vocal y presidente de una mesa electora, tras haber sido componentes de mesas electorales en otras convocatorias, pero por separado.

Mario, de 27 años, ejerce de presidente en la mesa ayudado como vocal por su padre Valentín, merced a la elección del sistema informático y a las sustituciones realizadas en la mesa, por la renuncia justificada de las primeras opciones.

«Es una anécdota, pero habrá que jugar a la lotería», ha apuntado Valentín a Efe con humor.

Mario ya había sido elegido para componer una mesa electoral en los comicios de 2016, mientras que su padre también había sido elegido hace tres décadas y pensaba que no le iba a volver a tocar nunca más.

También se vivieron imágenes curiosas en otros puntos de la Comunidad como la de un interventor del Partido Popular en Salamanca, que decidió acudir al Centro Municipal Julián Sánchez «El Charro» con el pelo pintado de azul, «a juego» con su identificación de partido.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!