El partido de Macron lidera las encuestas para las europeas de mayo seguido por el de Le Pen

Los sondeos anuncian una descomposición acelerada del paisaje político francés. Emmanuel Macron se instala en el podio dominante. Marine Le Pen «pesa» más que socialistas, comunistas y extremas izquierdas juntas.

Según el último sondeo que Le Figaro (conservador) destaca a toda página, en portada, estas son las nuevas relaciones de fuerza e intenciones de voto en las elecciones europeas del mes de mayo:

La República en Marcha (LREM, el partido de Macron), cuenta con un 22% de intenciones de voto, confirmándose como el partido dominante, en solitario, integrando en su seno a conservadores tradicionales y centristas reformistas.

Agrupación Nacional (AN, el partido de Marine Le Pen) cuenta con 19/20% intenciones de voto, confirmándose como segunda fuerza política nacional. Más del 30% de los obreros franceses votan extrema derecha desde hace más de veinte años.

Los Republicanos (LR, derecha tradicional) tienen un 12% de intenciones de voto. Tendencia que parece sugerir una evolución de fondo: el electorado de centro derecha sigue «huérfano» de Nicolas Sarkozy, y se está inclinando parcialmente hacia Macron.

Según el sondeo de Le Figaro, el PS pudiera agravar su hundimiento histórico, con un 6% de intenciones de voto. El peor resultado del socialismo francés en la historia de unas elecciones europeas. Una lista socialista disidente pudiera aspirar a un 4%. Hundimiento acompañado de división fratricida.

El PCF se instala en la periferia insignificante de la política francesa, con un 2% de intenciones de voto, cuando la extrema izquierda populista de Francia Insumisa, liderada por Jean-Luc Mélenchon, cuenta con un 8% de intenciones de voto.

Media docena de otras listas, ecologistas, nacionalistas, populistas, extremistas, tienen intenciones de voto que oscilan entre el 1 y el 8%, sin salir nunca de la insignificancia absoluta o relativa.

Si tales intenciones de voto llegaran a confirmarse, estaríamos asistiendo a una descomposición sin precedentes recientes del paisaje político francés, con dos tendencias significativas.

El partido de Emmanuel Macron aspira a «federar» todos los votos de centro y derecha tradicionales. La extrema derecha de Le Pen pesa tanto o más que socialistas, comunistas y extrema izquierda juntos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!