El otoño en Castilla-La Mancha comenzará «más seco y húmedo» de lo normal, según AEMET

Este jueves se ha presentado el avance climatológico del verano de 2018 en Castilla-La Mancha, donde se ha adelantado que el otoño en la región, que entra el domingo 23 de septiembre, se presentará «más caluroso y húmedo» de lo normal, después de un verano de altas temperaturas donde la más alta se ha registrado en Oropesa (Toledo) con 43,4 grados.

Se ha hecho en la Diputación del Gobierno de Toledo de la mano de Paloma Castro, delegada territorial de AEMET en Castilla-La Mancha.

Castro ha recalcado que este año solo ha habido una ola de calor, del 1 al 7 de agosto. «A lo largo del verano ha habido algunos períodos de temperaturas más altas, pero esta es la única ola de calor», ha subrayado. Esto ocurre tras unos años con numerosos casos de este fenómeno. Así, en 2017 se registraron 5 olas de calor, durante 25 días; en 2016, fueron 4, en 15 días; y en 2015, 2 olas de calor en un total de 29 días.

Temperaturas

En cuanto a la temperatura de Castilla-La Mancha, el verano, en el periodo entre junio y agosto, ha sido extremadamente cálido en Toledo; muy cálido en Cuenca; cálido en Molina de Aragón, y normal en Ciudad Real y en la base aérea de Albacete. En relación a la provincia de Toledo, ha sido el verano más caluroso de toda la serie que se dispone en el observatorio de esta comunidad.

La temperatura media en Castilla-La Mancha para este verano, Toledo ha tenido 27,6 grados, 2,2 por encima de la normal que se sitúa en 25,4 grados; en Ciudad Real ha sido de 25, con una temperatura normal de 25,3 grados; en Cuenca se registra una media de 23,2, con 23 grados de normal; en Albacete, 24, con una temperatura media normal de 23,7 grados; y en Molina de Aragón, la temperatura media ha sido de 19,6, sobre 19,1 grados medios normales. El caso más destacable es el de Toledo.

De los tres meses de verano, agosto ha sido el más cálido, superior en Toledo y ciudad Real. En los observatorios de estas dos provincias, se han registrado efemérides de temperatura media mensual y de temperatura media de las máximas en agosto.

Las temperaturas más elevadas este verano recaen el 3 de agosto con 43.4 grados en Oropesa. Este mismo día, se registraron dos efemérides en relación a la temperatura, que se sitúan en la base aérea de Albacete, con 40,7 grados; y en Toledo, con 42,6. Ese mismo día, se produjo otro acontecimiento importante en Cuenca, en Cuenca, con una racha de 68 kilómetros por hora. El valor mínimo más elevado se observó en Salvacañete (Cuenca) el día 7 de julio, con 4 grados.

La primera quincena del mes de septiembre ha sido extremadamente cálida.

Precipitaciones

En relación a las precipitaciones de este verano de 2018 en la comunidad, ha sido diferente en cada una de las provincias, debido al desigual reparto de las lluvias tormentosas. Así, en Molina de Aragón ha sido muy húmedo; en la base aérea de Albacete húmedo; en Toledo ha sido normal; en Cuenca, seco; y en Ciudad Real ha sido muy seco. En junio comenzó muy húmedo a nivel nacional, con un nivel de precipitaciones por encima de lo normal.

En la primera quincena de junio se concentran la mayoría de las precipitaciones, mientras que en la provincia de Guadalajara y Cuenca también se produjeron a finales de mes. Se destacan las intensas precipitaciones que se produjeron el día 2, como los 12.2 litros por metro cuadrado registrados en 10 minutos en Molina de Aragón, los 10.2 registrados en el mismo tiempo en Cañizares (Cuenca), y los 7,7 litros por metros cuadrado en Albacete.

Respecto al mes de julio, en general fue seco, en Cuenca muy seco y en Molina de Aragón fue normal.

El mes de agosto, de junio y agosto, ha sido húmedo; en Molina de Aragón ha sido normal; y muy húmedo en la base aérea de Los Llanos. En este último observatorio, las precipitaciones fueron de carácter tormentoso, a destacar la intensidad del día 28 en el que se registran 7 litros por metro cuadrado en 10 minutos.

La precipitación total en el verano de 2018, en Ciudad Real las más bajas con 13,4 milímetros; en Toledo, 35; 38,4 milímetros en Cuenca; las más altas en Molina de Aragón, con 154,5 milímetros; y la novedad de este año han sido los 93,8 milímetros de Albacete, ya que al estar al sur nunca se han esperado estas cantidades.

En la primera quincena de septiembre, se han destacado las intensas precipitaciones registradas en distintos días del mes. El día 3, se registraron 8,6 litros por metro cuadrado en Motilla del Palancar (Cuenca); y, el mismo día, Sege (Albacete), 8,4; el día 7 y 9, en el observatorio de Guadalajara se registraron 11 litros por metro cuadrado. El día 9, en Salvacañete (Cuenca) se registraron 8 litros por metro cuadrado; además, en Villarrobledo (Albacete) fueron 7,4; y, el mismo día, en la base aérea de esta provincia se registraron 12.6 litros por metro cuadrado. El día 10, Cañadas del Hoyo (Albacete) lo hizo con 7,8 litros por metro cuadrado, mientras que Hellín registró 9,9. Por último, el día 12 de septiembre, en Brihuela (Guadalajara) se anotaron 11,4 litros por metro cuadrado.

Cebolla

La delegada territorial ha hecho una especial mención a la fuerte riada que sufrió la localidad de Cebolla (Toledo) el día 8 de septiembre durante la celebración de sus fiestas patronales, tras el desbordamiento del cauce del arroyo Sangüesa a su paso por el municipio, a semejanza de lo que ocurrió durante la Semana Santa de 2011.

Castro ha explicado que las autoridades civiles se han encargado de la inspección y la AEMET ha realizado su propio informe sobre lo los hechos, donde coincidieron unos niveles de precipitación altos y un cauce desbordado, lo que acabó ocasionando incluso el corte de varias carreteras.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!