El origen de los dos millones de uvas que se comerán los españoles en Nochevieja

Dos de cada tres uvas que se consuman esta Nochevieja procederán del Valle del Medio Vinalopó (Alicante), con Denominación de Origen Protegida (DOP), lo que supone, aproximadamente, unos dos millones de kilos, según las estimaciones.

La venta de este producto para Nochevieja marca el cierre de la campaña de la Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó, la cual, no obstante, podrá comercializarse hasta mitad de enero.

Según ha informado hoy el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida de la Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó, la campaña de 2018 se ha caracterizado por “la excelente calidad alcanzada en sus siete variedades amparadas, a pesar de las dificultades climáticas a las que los productores han tenido que hacer frente”.

Desde el Consejo Regulador han apostado por “dirigirse a un consumidor comprometido y sensibilizado, capaz de valorar los atributos exclusivos que un producto con calidad diferenciada como esta uva garantiza como su origen, sabor, textura y control de calidad”.

Los consumidores “nos demandan cada vez más nuestro producto y desean poder encontrarlo debidamente identificado en sus establecimientos habituales de compra, pues solo de esa manera pueden estar seguros de consumir la auténtica Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó con todas las garantías”, han señalado los responsables de la Denominación de Origen.

“Y esa mayor demanda se ha visto reflejada en los datos disponibles actualmente, con una producción inscrita de casi 58 millones de kilos (un 4,4 % más que en 2017) y con 41 operadores inscritos y certificados (un 46 % más que los certificados en 2017)”, ha destacado el Consejo Regulador.

Esta producción se destina al mercado nacional, la Unión Europea (UE) y terceros países como Canadá o Sudáfrica.

Desde el Consejo Regulador han indicado que, aunque todavía no disponen de los datos definitivos de producto comercializado con los distintivos de la DOP, están “muy satisfechos por el aumento logrado en el número de operadores inscritos“, porque es “una señal” de que este producto “está mejorando su posicionamiento en los mercados y su reconocimiento por parte de los consumidores”.

También han asegurado que “este aumento en el número de operadores certificados es un síntoma del buen hacer del sector, que vela en todo momento por mantener los estándares de calidad propios de un producto amparado por una Denominación de Origen Protegida”.

Del total de la producción inscrita en 2018, casi un 49 % corresponde a la variedad Aledo, que se lleva comercializando desde principios de noviembre y será la encarga de traer la suerte en la noche de fin de año.

La producción acogida a la DOP es cultivada y acondicionada únicamente en el territorio amparado, que comprende los términos municipales alicantinos de Aspe, Novelda, Hondón de las Nieves, Hondón de los Frailes, Monforte del Cid, Agost y La Romana.

Además, las variedades de uva amparadas por la Denominación de Origen (un total de siete, todas ellas con semillas) cubren el periodo que va desde finales de agosto, con las variedades más tempranas (Victoria e Ideal), pasando por el ecuador de la campaña con variedades como Red Globe, Doña María o Dominga, hasta la mitad de enero, con la variedad más tardía, Aledo, emblemática de la Navidad.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!