El órdago de Ter Stegen incendia la portería alemana

Sergi Font

El inconformismo de Marc André Ter Stegen está a la altura de su calidad bajo palos. Lo demostró en el Barcelona cuando hizo escoger a la dirección deportiva entre Claudio Bravo o él, a pesar de que disputaba la Copa y la Champions. Se sentía suplente, quería jugar la Liga y no estaba dispuesto a estar a la sombra de nadie. Ahora ha vuelto a repetir el órdago en la selección alemana, donde cuestiona la titularidad de todo un símbolo de la tricampeona del mundo: Manuel Neuer. Sus buenas actuaciones y el declive del portero del Bayern de Múnich, ausente casi toda la temporada 17-18 por una lesión y tras un decepcionante Mundial el año pasado, han generado un debate en el país teutón en torno a la portería. El azulgrana no ha dudado en alimentarlo aunque se ha encontrado la dura respuesta de Neuer, una institución dentro de la «Mannschaft», y del Bayern de Múnich, que ha llegado a amenazar con no dejar a ningún jugador suyo a la selección si Joachim Löw sucumbe a la presión.

«No aceptaremos que haya un cambio en la portería. Antes de que eso ocurra dejaremos de ceder jugadores a la selección», amenazó Uli Hoeness en una entrevista a la revista «Sport Bild». Aunque el presidente del Bayern matizó posteriormente sus palabras, queda patente el cisma que hay en torno a la portería de Alemania y la presión que piensa ejercer un club tan potente como el muniqués. «El señor Hoeness hizo declaraciones sobre la discusión en torno a la portería en la selección alemana que hoy, con distancia, no volvería a hacer. Para él, el tema está liquidado y no habrá una nueva declaración suya», explicó el club germano en un comunicado oficial. Hay que tener en cuenta que el enfrentamiento entre Ter Stegen y Manuel Neuer solo es la parte visible del iceberg que representa la mala relación entre el Bayern y la Federación alemana desde que Löw dejó fuera a Hummels, Müller y Boateng de las selección el pasado mes de marzo. No obstante, las amenaza de Hoeness eran papel mojado, ya que la FIFA obliga a los clubes a ceder a sus futbolistas y, además, se encontraría con la oposición de sus internacionales, deseosos de defender a su país.

Ter Stegen sabe que tiene ganado el pulso futbolístico pero lucha contra el aura de Neuer, intocable para Löw pero cuestionado por la opinión pública tras el decepcionante Mundial de Rusia 2018. «Estoy intentando entrar en la portería como sea, pero ha sido un golpe duro para mí este viaje con la selección», se lamentó la semana pasada tras verse relegado a la suplencia ante Holanda e Irlanda del Norte. La respuesta de Neuer no se hizo esperar, alimentando la polémica. «Obviamente escuché lo que dijo y no me gustó. Somos un equipo y creo que tenemos que hacer todo lo posible para ganar y esto no nos ayuda. Honestamente, creo que la única razón es que estoy jugando bien».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!