El noroeste reivindica su «lealtad» y censura el trato bilateral con Cataluña

Aliados desde hace meses en la defensa del Corredor Atlántico, los presidentes de Galicia, Asturias y Castilla y León volvieron a unir sus voces ayer para exigir que el noroeste no quede desconectado de las redes transeuropeas de ferrocarril de mercancías. Alberto Núñez Feijóo, Javier Fernández y Juan Vicente Herrera participaron en Madrid en un acto organizado por Nueva Economía Forum. Desde la tribuna, los tres defendieron la «lealtad» con el Estado desde sus autonomías y la contrapusieron con la actitud de los independentistas catalanes. Pidieron, además, que no se les admitan «tratos bilaterales» que les permitan blindar sus infraestructuras.

«Una España equilibrada es incompatible con concesiones y con hijos pródigos que, lejos de volver a casa, la denigran. Es incompatible con decidir inversiones estratégicas según la capacidad de presión de determinadas fuerzas políticas», manifestó Feijóo. El mandatario gallego puso el acento en el déficit de infraestructuras del noroeste, en comparación con el levante español. «No miren tanto a la derecha geográfica del mapa», pidió al Gobierno central, según informa Ep. Feijóo subrayó que la colaboración entre instituciones en España es habitual y reclamó no olvidar que el país es «mucho más» que el puente aéreo entre Madrid y Barcelona. «Hay otras comunidades al otro lado que practicamos la política útil, desde la moderación, la tranquilidad, el espíritu constructivo», insistió para demandar menos líneas rojas y más «teléfonos rojos» entre instituciones.

El asturiano Javier Fernández (PSOE) incidió en la misma idea. Aseguró que existe una región que no sale en los mapas y que es la del noroeste español, que no comprende España como «una tensión permanente entre sus partes» y que admite todas las diferencias entre territorios mientras no se conviertan en privilegios. «Nuestra primera lealtad no está en otro lugar si no en la Constitución», sentenció. El dirigente asturiano aseguró que estas tres comunidades se entienden porque su relación no es ideológica y porque no admiten tratos bilaterales con el Estado «que permitan a nadie blindar lo suyo y decidir sobre lo de los demás».

También el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera subrayó que a estas tres comunidades les une la defensa de una «rabiosa igualdad esencial» entre todos los españoles y defendió una vez más los beneficios para los ciudadanos del Estado autonómico, que se debe medir por la aportación precisamente de comunidades como estas tres y no «por el mal uso que algunos hacen de él para contiendas identitarias sin sentido ni futuro».

Los tres presidentes defendieron el impulso del Corredor Atlántico ferroviario, que permitirá que las mercancías que lleguen a los puertos de Vigo, La Coruña, Avilés y Gijón puedan ser transportadas más fácilmente a la Unión Europea. Aunque al principio el mapa previsto en la UE no contemplaba que el corredor atlántico llegase a estas tres autonomías, finalmente se ha logrado su inclusión. Pero Galicia, Asturias y Castilla y León demandan más dinero. El eje reconocido por la Unión Europea requerirá también inversión nacional para poner al día el entramado ferroviario. Las tres autonomías quieren participar en el diseño definitivo y exigen claridad sobre las inversiones. Las tres comunidades consideran que serían necesarios unos 3.100 millones. En el plan presentado por Fomento la semana pasada figuran 3.558 pero el noroeste reduce la cifra real —en obra nueva— a «menos de la mitad», en torno a 1.280.

Las demandas gallegas

El presidente gallego expuso las principales necesidades en materia de infraestructuras que deberían incluirse en la financiación del corredor. Pidió que que se garantice en la planificación del Corredor Atlántico el baipás de Monforte, la conexión ferroviaria del puerto Punta Langosteira y, sobre todo, la salida sur de Vigo que, en su opinión, debe proyectarse ya, aunque no se pueda incorporar al trazado del corredor hasta 2023.

Según informa la Xunta en un comunicado, Feijóo señaló que esta última actuación es especialmente relevante para que la UE pueda decidir favorablemente la incorporación de la línea Vigo-Porto al corredor. Algo fundamental para la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal, donde viven casi 6 millones y medio de ciudadanos europeos y donde se genera un importante intercambio de mercancías —más de 3.100 millones de euros en exportaciones y más de 1.800 millones en importaciones—.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!